Desabastecimiento de medicamentos en España

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cada vez son más difíciles de encontrar fármacos tan comunes como el Paracetamol o el Omeprazol.

La crisis de suministros que atravesamos a nivel mundial afecta a un elevado número de productos e industrias. La culminación de la salida del Reino Unido de la Unión Europea ha provocado problemas en el transporte y, por ende, en el abastecimiento en el propio país. Por otro lado, la fuerte revalorización del gas natural en los mercados internacionales y la subida del CO2 han propiciado, a su vez, una subida histórica del precio de la luz de forma global (tanto es así que Austria ha preparado un plan en previsión de un apagón masivo) y países asiáticos como China han decidido acaparar materias primas y componentes electrónicos con fines proteccionistas.

Falta de todo, aunque todavía contamos con lo necesario.

Desde finales de octubre se aprecia en España una reducción de medicamentos. Cada vez son más difíciles de encontrar fármacos tan comunes como el Paracetamol o el Omeprazol hasta otros como la Adenosina o el Almotriptan.
Efectivamente, faltan medicamentos, pero esta crisis poco tiene que ver con la que actualmente afecta a diversas industrias a nivel global. Es un problema complejo y multifactorial y no existe una sola causa que pueda explicar la ausencia de determinados medicamentos en las farmacias y hospitales.

En las farmacias españolas faltan 463 medicamentos

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha hecho público un listado de 463 productos farmacológicos que escasean en las farmacias. No obstante, la AEMPS segura que hay fármacos que pueden sustituir a los que no se encuentran en stock, ya que tienen los mismos principios activos.

No existe una sola causa por la que se pueda explicar el desabastecimiento ya que actualmente afecta a diversas industrias a nivel mundial.
Factores que causan el Desabastecimiento
Entre los principales factores están Problemas en la estimación de la demanda por parte del laboratorio que comercializa el fármaco en concreto;  Problemas en el proceso de producción, ya sea por la falta de materias primas o problemas en el proceso de calidad y seguridad de la fabricación del medicamento;  Retirada voluntaria del medicamento por parte del laboratorio que lo produce como parte de su estrategia comercial.