Aún con sobrecoste por traer el gas en barco a España, puede que no se evite el apagón

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Este sobrecoste más el incremento del precio de la energía supondrá un encarecimiento importante.

La situación geopolítica cada vez más tensa entre Marruecos y Argelia ha provocado el cierre temporal del gasoducto que atraviesa el Magreb mediante el cual se envía una parte del gas a España y Portugal. Ahora, el gas tendrá que llegar a nuestro país en barco, algo que encarece fuertemente el transporte de la energía. Es más, tal y como señalan los expertos, el sobrecoste de pasar del envío por tuberías al envío por buque tendrá un coste extra es de 200 millones de euros anuales para España. 

A este coste se le debe sumar el notable incremento del precio del gas en el mercado internacional. En España, el coste del megavatio hora de gas (Mibgas) ha pasado de los 13 euros en 2020 a los más de 70 euros actuales: una subida de cerca del 500% en cuestión de doce meses.

¿Quién pagará el sobrecoste?

La cuestión ahora es saber quién o quiénes pagaran el sobrecoste. Teresa Ribera, vicepresidenta de Transición Ecológica, ha señalado que son las compañías como Naturgy, Enagás, Endesa o Repsol las que tendrán que gestionar las contrataciones técnicas y el precio, esto es, la ministra se quita de enmedio y le deja la patata caliente a las distintas compañías.

La ministra dice que no habrá desabastecimiento.

De igual modo, la ministra ha señalado que España no corre riesgo de quedarse sin gas este invierno. Es más, en sus propias palabras: «España tiene capacidad para soportar 20 Filomenas«. Esto se debe a que España tiene gas para 40-43 días.

Sin embargo, lo cierto es que a nivel mundial la situación es complicada y el mercado está tan tensionado que será clave el papel negociador de los países y empresas. De hecho, España ha recibido 30 buques menos que el año pasado debido a la demanda de otros países. Algo que hace que la dependencia de Argelia se dispare fuertemente.

Por otra parte, las grandes eléctricas ya han avisado al Gobierno de que un momento de poco viento, menos sol y fuerte frío puede provocar un apagón eléctrico por la incapacidad de sumar la generación de electricidad con gas natural en plena punta de demanda. Y las previsiones meteorológicas marcan un momento similar al descrito a finales de enero. Y eso también se lo han avisado las eléctricas al Gobierno.

Las eléctricas se han sumado al grupo de alertas lanzadas al Ejecutivo por el evidente momento de riesgo energético que atraviesa España. La fecha clave estimada para el posible apagón eléctrico es el final de enero. Las previsiones de las compañías marcan que en esos días la punta de frío, unida a la baja producción de energía eólica y fotovoltaica, por pura cuestión meteorológica, puede provocar una tormenta perfecta y, consecuentemente, un apagón eléctrico.