Científicos creen que “copiar y pegar” el cerebro humano en microchips es posible

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El proyecto mundial se llama Nature Electronics y se basa en la inteligencia artificial.

El cerebro humano ha sido considerado por siglos como una de las piezas de ingeniería más increíbles de la naturaleza no solo por su diseño anatómico sino por su forma de controlar cada uno de los procesos del cuerpo de una persona. Por esto, durante varias décadas se ha intentado analizar al máximo cada una de las capacidades físicas y cognitivas que puede ofrecer este órgano así como la manera de poder reproducirlo en el mundo de la biotecnología.

Proyecto de Nature Electronics

Uno de los proyectos que está en la búsqueda de crear modelos de bioingeniería con ayuda de la tecnología contemporánea se radica en los laboratorios de Samsumg Electronics, en donde un equipo de científicos se ha dedicado durante los últimos años a intentar “copiar y pegar” el cerebro por medio de lo que se conoce como la “electrónica neuromórfica”.

En traducción a un lenguaje sencillo, lo que los investigadores están buscando en el proyecto de Nature Electronics es que una matriz de nanoelectrodos pueda introducirse al cerebro humano y que desde allí registre de forma casi exacta los sitios en los que se conectan las neuronas y la fuerza de esas conexiones. Con dicha información los científicos solo tendrían que reproducirla en pequeños chips neuromórficos (que simulan las neuronas humanas) que conformarían una red 3D almacenada en una memoria flash común (USB) o en una nueva tecnología de almacenamiento conocida como RAM resistiva.

“A través de este enfoque de copiar y pegar, los autores prevén crear un chip de memoria que se aproxime a los rasgos informáticos únicos del cerebro (baja potencia, aprendizaje fácil, adaptación al entorno e incluso autonomía y cognición) que han estado más allá del alcance de la tecnología actual”, explica Samsung.

Por esto la solución hallada por la nueva generación científica es no esforzarse por imitar el cerebro humano sino inspirarse en el mismo para crear una alternativa similar en término neuronales con la cual alimentar las Inteligencias Artificiales (IA) del futuro.

Pero aún con esta nueva forma de simplificar el estudio y reproducción del ser humano para los investigadores es un camino difícil el que se debe recorrer, considerándolo incluso como “una visión muy ambiciosa”.

Cabe recordar que el cerebro humano cuenta con más o menos 100 mil millones de neuronas además de “mil veces más conexiones sinápticas”. Esta cifra se puede traducir en la necesidad de más de 100 billones de memorias al interior de un solo chip neuromórfico que aunque se puede lograr con ayuda de la integración de memorias en 3D es aún un proceso que se sale de las posibilidades de la ciencia actual.

(con información de infobae)