China mató cerca de 400 millones de personas con su política de aborto forzado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Después de más de 35 años de varias versiones de su «política del hijo único», que los expertos estiman que le costó al país alrededor de 400 millones de vidas, China quiere ahora cambiar por el problema de envejecimiento poblacional.

 En 2015, el gobierno chino puso fin «oficialmente» a la política del hijo único al permitir que las parejas tuvieran hasta dos hijos en algunas circunstancias. Luego, en mayo de este año, el número controlado se incrementó a tres.

Ahora, a partir de septiembre, los líderes chinos han comenzado oficialmente a desalentar los abortos «no médicos». Para ser claros, el aborto está mal. Las vidas de los no nacidos son vidas humanas y siempre vale la pena protegerlas. Sin embargo, la élite gobernante china no ha tenido tal despertar moral hasta que ha tenido este problema demográfico.

Inminente crisis demográfica de Chin

China está ante una inminente crisis demográfica de . El censo de 2020 reveló que la tasa de fertilidad de China es la más baja desde que comenzaron a rastrearla en la década de 1950. Una población que envejece significa menos trabajadores y más jubilados. Décadas de abortos selectivos por sexo significan que China se enfrenta a una escasez desproporcionada de mujeres jóvenes. La pregunta ahora es si el país ha entrado en un declive demográfico irreversible.

Es una crisis seria, pero es una que creó el Partido Comunista Chino. A fines de la década de 1970, reaccionando a los temores de la superpoblación y su impacto en la economía planificada por el estado, China hizo todo lo posible, al modo orwelliano, para limitar la cantidad de hijos que cada mujer podía tener. Ahora los funcionarios chinos deben aumentar la tasa de fertilidad por cualquier medio necesario o enfrentar la posibilidad real de un desastre económico.

Este tipo de latigazo político crea sus propias ironías crueles. Una es que un estado que ha obligado a cientos de millones de abortos ahora está asesorando a las mujeres sobre los impactos negativos del aborto en la salud. Los medios estatales chinos ahora describen el aborto como «muy dañino» y argumentan que podría causar «trastornos psicológicos graves» para las mujeres solteras. Dado lo recientemente que el estado estaba obligando a las mujeres chinas a abortar, es difícil pensar que la preocupación del estado comunista y ateo sea genuina.

La persona y la maternidad deben estar al servicio del Partido Comunista

La visión china de una población desechable es profunda. En 1957, se le preguntó al dictador y genocida chino Mao Zedong si temía un ataque nuclear contra su país. Respondió «¿Y si mataran a 300 millones de nosotros? Todavía nos quedaría mucha gente».

El actual líder de China, que se ve a sí mismo en la imagen del presidente Mao, podría responder esa pregunta de manera diferente hoy, pero la cosmovisión subyacente a su respuesta sería la misma. Un comentarista de Weibo, el equivalente chino de Twitter, lo expresó de esta manera: «El cuerpo femenino se ha convertido en una herramienta. Cuando (el estado) quiere que tengas un hijo, debes hacerlo a toda costa. Cuando (el estado) no lo quiere, no se le permite dar a luz ni siquiera con riesgo de muerte».

No es solo el cuerpo femenino lo que se ve de esta manera en China. Cada persona se reduce a una herramienta del estado. Dentro de tal sistema, no hay respeto por la vida humana ni por la autonomía de las mujeres chinas.

Lo cierto es que no importa lo que haga el Partido Comunista Chino, sean cuales sean las políticas que promulgue, las personas son personas. No son un medio para un fin que es el estado; son el fin, y el estado debe considerarse como el medio para permitir su florecimiento. Eso se aplica a los niños no nacidos, las madres, los uigures y todos. Las vidas humanas nunca deben depender de los caprichos del estado. El propósito de un gobierno verdaderamente justo es proteger los derechos otorgados por Dios a las personas. China podría estar sacrificando, o salvando, a niños no nacidos por el bien del estado, pero a menudo hacemos lo mismo en el altar de las preferencias individuales.

Aunque el intento de China de restringir el aborto salva vidas, lo hace por todas las razones equivocadas. Una cosmovisión que eleve el papel del estado a toda costa inevitablemente arrasará con la santidad de la vida y los derechos fundamentales de las personas una y otra vez. El resultado inevitable, sin importar en qué dirección se mueva el péndulo de la política, es que los abusos continuarán.