Además del aborto, los derechos LGBTQ+ y los derechos sexuales de los niños, este año trabajaron arduamente para minimizar el lenguaje sobre la importancia de proteger a la familia, el reconocimiento de la maternidad y el papel de las madres como líderes en la sociedad.

Diplomáticos de la Unión Europea y de los Estados Unidos acusaron a sus homólogos de países profamilia de volverse contra los derechos de las mujeres y actuar de mala fe en el cierre de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU la semana pasada. Los medios de comunicación de todo el mundo se hicieron eco de esta narrativa.

DW de Alemania informó sobre «círculos diplomáticos» anónimos que acusaron al Vaticano, Cuba, Arabia Saudita y Bahréin de jugar «un papel muy malo» con «ataques contra la igualdad de género».

LeMonde de Francia citó al embajador adjunto de Alemania ante la ONU, Günter Sautter, quien denunció «los intentos sistemáticos de ciertas delegaciones de descarrilar el proceso y cuestionar los compromisos y obligaciones internacionales en materia de igualdad de género». «La represión de los derechos de las mujeres continúa», lamentó.

Según el Washington Post, «un diplomático europeo, que se negó a ser identificado, dijo que Rusia había “jugado un papel excepcionalmente perturbador en la negociación”». Según los informes, pasó a describir esto como «sabotaje» y «represión de las mujeres y sus derechos».

Decepcionado con un documento que no avanzó según sus prioridades en temas de aborto y LGBTQ+ los Estados Unidos, la Unión Europea y otros países progresistas estában en control de daños al formular sus declaraciones nacionales después de la aprobación del documento final en la reunión número 65 de la Comisión de la Condición de la mujer (CSW).

«Tenemos un texto que apenas se escuchó con un consenso muy tibio», dijo la representante de Estados Unidos Courtney Nemeroff. Nemeroff describió un proceso de negociación irrespetuoso y acusó a algunas delegaciones de participar en tácticas dilatorias. Acusó a una delegación de «suavizar el lenguaje sobre mujeres y niñas con discapacidad» y describió cómo una sola delegación fue responsable del rechazo de una referencia a una resolución del Consejo de Seguridad que trata sobre la participación de las mujeres en la resolución de conflictos.

Lo que Nemeroff no mencionó fue que el párrafo con la referencia a las discapacidades también incluía lenguaje sobre la toma de decisiones autónoma de las niñas, que apareció en muchos lugares a lo largo del texto y tenía la intención de socavar los derechos de los padres. Otras delegaciones se opusieron a la referencia del Consejo de Seguridad, incluido el Grupo Africano de 54 países, que prefirieron que los mandatos del Consejo de Seguridad y de la CSW permanezcan separados.

«Las negociaciones se vieron ensombrecidas por una pequeña pero ruidosa minoría que quería hacer retroceder el progreso», dijo el diplomático del Reino Unido.

«Los intentos sistemáticos de algunas delegaciones de descarrilar el proceso y cuestionar los compromisos y obligaciones internacionales en materia de igualdad de género demuestran que el retroceso contra la igualdad de género continúa», dijo el delegado alemán hablando en nombre de la Unión Europea.

Además del aborto, los derechos LGBTQ+ y los derechos sexuales de los niños, este año, los países progresistas trabajaron arduamente para minimizar el lenguaje sobre la importancia de proteger a la familiael reconocimiento de la maternidad y el papel de las madres como líderes en la sociedad. Todo esto fue totalmente ignorado por los informes de los medios.

Los Estados miembros llegaron a un consenso sobre el lenguaje para prevenir la discriminación y la violencia contra las mujeres y las niñas y para ayudar a fomentar la participación de las mujeres en el espacio público y político. Sin embargo, los países conservadores rechazaron el texto problemático que daría a las agencias de la ONU un mandato para impulsar su agenda de derechos sexuales a través de programas que se disfrazan con la excusa del empoderamiento a mujeres y niñas.

Los países en desarrollo que son el objetivo de estos programas ahora son más conscientes de la agenda de autonomía sexual que proviene del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la agencia de la infancia (UNICEF) y la agencia de educación (UNESCO).

Un programa del UNFPA diseñado para capacitar a educadores inter pares pregunta a los jóvenes sobre el sexo oral, las fantasías sexuales y la visualización de material erótico. Una directriz de EIS de la UNESCO utilizada en todo el sistema de la ONU normaliza la masturbación en los niños pequeños. Un comentario reciente de un organismo experto en derechos humanos sobre el acceso de los niños a Internet sugiere que los niños involucrados en sexting deberían tener un foro privado en línea para hacerlo.

Los programas dirigidos a los niños se diseñan sin la supervisión o el permiso de los padres y las agencias de la ONU utilizan grupos de aborto como la Federación Internacional de Planificación de la Familia y sus afiliadas para implementarlos.

El delegado de la Unión Europea dijo que aumentarán los esfuerzos para lograr sus objetivos en otros foros fuera de la Asamblea General. Esta semana, junto con el gobierno de México, ONU Mujeres ha convocado el Foro Generación Igualdad, cuyo resultado no estará abierto al debate y discusión de los Estados Miembros. Asimismo, en noviembre de 2019, el UNFPA convocó una conferencia en Nairobi en la que dio a conocer un conjunto de compromisos que iban mucho más allá de lo acordado por los estados miembros.

Delegados de países favorables a la familia dijeron al Friday Fax que los diplomáticos de la UE emplearon tácticas de intimidación, quejándose con sus superiores en Nueva York y con sus capitales. Tal acoso va en contra de la posición declarada de los delegados europeos que apoyan el lenguaje contra el acoso, la inclusión y la diversidad en el texto.

(Infocatólica)

Por Redaccion

Un comentario en «Biden impulsa en la ONU el aborto y los «derechos sexuales» de los niños»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *