Begoña | Luis Losada Pescador

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Afirma no haber sido notificada de la querella de HazteOir para alegar indefensión

La mujer del presidente del gobierno español, Begoña Gómez, se ha sentado en el banquillo de los acusados. Es la primera vez que ocurre. Porque la mujer del César debe de ser honrada y parecerlo. Y la verdad, no lo parece. La gravedad es tan extrema que debería ser suficiente para que su marido diera un paso al lado o al menos ofreciera oportunas explicaciones. Ni lo uno ni lo otro.

¿Cómo se ha defendido? Como los malos abogados: maniobra dilatoria. Afirma no saber de qué se le acusa porque no se le ha notificado la querella de HazteOir. ¿Ah no? ¿Por eso nombró abogado y procurador al día siguiente de la demanda de HazteOir?, ¿por eso su marido, el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, acusó a HazteOir en sesión de control de expandir supuesto fango contra su mujer?, ¿y todo esto sin haber sido notificada?

Por si acaso, el juez Peinado ha optado por suspender la vista y citarle de nuevo el próximo 19 de julio. Tendrá tiempo de leer la querella que conoce el 100% de los españoles. Mientras tanto estaría bien depurar responsabilidades de la no notificación. Seguridad de Moncloa está poniendo todas las pegas habidas y por haber. ¿Ha torpedeado la comunicación?, ¿recogió la notificación del juzgado y no la trasladó a la interesada?, ¿y nadie va a asumir responsabilidades por esta maniobra bananera?

La defensa quizás espera que alargando el procedimiento quizás haya un fallo de alguien que pueda aprovechar. Es seguro que produce cansancio. Y quizás pretende venderse cómo víctima del ‘lawfare’. Pero lo cierto es que sólo le sirve para alargar el calvario judicial y la pena de telediario. ¿Por qué no responde de una vez a las legítimas dudas de los españoles?

¿Por qué su patrimonio se ha visto incrementado sustancialmente desde la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa?, ¿por qué se reunió con la cúpula de Air Europa poco antes de que la compañía fuera rescatada con dinero público?, ¿por qué llamó al rector de la Complutense a Moncloa para convencerle de las bondades de su cátedra extraordinaria?, ¿por qué se apropió de un software que contrató la Complutense?, ¿por qué firmó cartas de recomendación a compañías que después se sometían a concurso público?

Son preguntas sencillas que se ha hacen todos los españoles. Es posible que como dice Pedro Sánchez, no haya nada. Si es así, conteste de una vez y no alargue su propia agonía. Y si no es así, las maniobras dilatorias sólo sirven para comprar tiempo, pero jamás compran impunidad.

Otrosi: si Begoña Gómez actuó como profesional y no como “mujer de”, ¿por qué ha acudido a declarar rodeada de 200 policías, coche oficial con cristales tintados y por una puerta especial?, ¿por qué se le ha permitido llegar 18 minutos tarde? La paradoja es que se le acusa de tráfico de influencias por ser la mujer del presidente y ha comparecido… como mujer del presidente

Luis Losada Pescador | Periodista

 

 

 

Evita la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de TelegramNewsletter
Síguenos en Telegram: https://t.me/AdelanteEP
Twitter (X) : https://twitter.com/adelante_esp
Web: https://adelanteespana.com/
Facebook: https://www.facebook.com/AdelanteEspana/

1 comentario en «Begoña | Luis Losada Pescador»

  1. Amigo Luis. No le demos más vueltas a esta burra, porque la noria no va a parar de echar agua. El fango que ya recubre todo este prado tiende a pantanoso; en el mismo se van a ahogar muchos de los actores de este vodevill melodramático para todos los españoles.
    Lo mejor que podría pasar es que acabe, cuanto antes.

    Responder

Deja un comentario