Abucheos y gritos de “¡dimisión!”, «dimisión» para Sánchez en el desfile del 12-O

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Sánchez no logra evitar los pitidos y abucheos pese a tratar de esconderse tras el Rey ya que ha llegado al mismo tiempo que los Reyes para que los aplausos a los monarcas taparan los pitidos. El presidente ha sido abucheado por los ciudadanos durante el acto central del Día de la Fiesta Nacional.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recibido este martes sonoros abucheos y gritos de «dimisión» al inicio y al final del desfile que se celebra en el centro de Madrid por el Día de la Fiesta Nacional, pese a la distancia que ha separado al público de las tribunas presidenciales y su tardía llegada, casi a la vez que el coche oficial de los Reyes.

El Gobierno intentó evitar la escena sincronizando la llegada del presidente con la de los Reyes, que recibieron el calor del público asistente.

Con abucheos han recibido los madrileños al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada al Paseo de la Castellana, donde se ha celebrado el tradicional desfile militar del Día de la Fiesta Nacional. Entre pitidos y gritos de “¡fuera, fuera!” y “¡dimisión!” ha asistido al desfile militar.

Eran las 10:30 horas cuando los Reyes Felipe VI y Letizia han llegado a la plaza de Lima acompañados de la infanta Sofía. Lo han hecho entre “vivas” y aplausos mientras su coche se acercaba. Pero inmediatamente, en cuanto la megafonía ha anunciado que Sánchez les recibiría en la plaza, esos aplausos se han convertido en abucheos y gritos.

El comienzo del acto ha estado marcado por los sonoros abucheos y los gritos de dimisión al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que asiste junto con todos los ministros, incluidos los cinco de Podemos. Sánchez ha escuchado manifestaciones de descontento y exclamaciones de ¡Fuera, fuera!

Tras los saludos protocolarios, el Rey, como capitán general de las Fuerzas Armadas y vestido con uniforme del Ejército de Tierra, ha pasado revista al grupo de honores para, acto seguido, situarse en el palco de autoridades.

De fondo continuaban los gritos contra el presidente del Gobierno: “¡Fuera, fuera!”, “¡traidor!” o “¡dimisión!” del público. De hecho, los abucheos comenzaron 20 minutos antes de que empezase el acto, cada vez que los ciudadanos veían un vehículo oficial acercándose a la Plaza de Lima.