«La Hispanidad no sería sin el catolicismo»: Amadeo Valladares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Conocer la Hispanidad es conocer la entraña misma de la grandeza de España, y es conocer la verdadera identidad de todos los países de este tronco común; desconocer España es desconocer la identidad de cualquier país del linaje histórico moral común; desconocer la Hispanidad es desconocer a España.

Amadeo Valladares -hijo del eminente científico humanista D. Ysidro Valladares- es empresario, servidor público. En los años ochenta, funda la asociación cultural Idearium (integrada en el Movimiento Nuevos Tercios (NT) del que es presidente fundador), con clara vocación juvenil, dedicada al estudio y difusión de los valores, estilo, espíritu, historia y cultura de la Hispanidad.

En el año 2010 organiza en la ciudad de Santiago de Querétaro el I Congreso de Hispanidad, al que asisten renombrados escritores y especialistas.

Es autor de numerosos artículos, y acaba de publicar el libro España de reserva espiritual a albañal de Europa.

P. Usted es maestro de artes marciales, empresario, servidor público y presidente fundador del movimiento cultural, social y moral Nuevos Tercios. En primer lugar, ¿cómo nace Nuevos Tercios y cuáles son sus objetivos?

En los años ochenta del ya siglo pasado, ante la lacerante visión de la desintegración de España, la disolución de nuestros valores nacionales, el decaimiento de la cultura, la escandalosa nueva pérdida de España ante el empuje de las nuevas ideas de la democracia liberal, que lo justificaba todo, que lo toleraba todo, añagaza para el sometimiento de la verdad y el bien con promesa de un nuevo mundo idílico, libre de opresiones superadas, el alma encendida reclamó la acción. Así surge Nuevos Tercios (NT), como una obligación moral de acción, encendida sobre las heces de la nueva oligarquía.

Es por tanto un movimiento (acción) también intelectual (cultural), porque no se puede defender y amar aquello que no se conoce, o peor, aquello que ha sido repudiado por la propaganda oficial. Como decían nuestros antiguos, y señala claramente en su más destacada obra D. Baltasar Gracián, la sabiduría sin valor es estéril. Esta frase define en gran medida a NT.

P. Hispanoamérica, Latinoamérica o Iberoamérica son términos para definir una misma realidad. ¿Hay diferencias entre ellos? ¿Cuál y por qué es el término que considera más idóneo?

Latinoamérica es un término inaceptable para los países de origen hispánico. Es un término impulsado en los tiempos de Napoleón tercero, enraizado en el positivismo y el liberalismo de moda, y contrario a la doctrina española; quizá un término, que, además de opacar a la hispanidad, era defensivo contra el empuje anglosajón.

 La palabra Iberoamérica, es un término más aceptable, el debido cuando se quiere incluir la parte del continente de influencia portuguesa, entendiendo que limita la grandeza de la obra de España, en aspectos esenciales diferente a la lusitana.

Hispanoamérica es el término apropiado para identificar a todos los países de América que constituyeron una unidad político moral de tres siglos, hasta la aparición de las secesiones. La palabra Hispanidad identifica a la cultura y doctrina de España y todas sus provincias de ultramar, sin olvidar, desde luego, a Filipinas.

P. ¿Por qué y para qué un curso sobre la Hispanidad?

 Conocer la Hispanidad es conocer la entraña misma de la grandeza de España, y es conocer la verdadera identidad de todos los países de este tronco común; desconocer España es desconocer la identidad de cualquier país del linaje histórico moral común; desconocer la Hispanidad es desconocer a España.

                       

 P. ¿Por qué es importante el descubrimiento de América y, por ende, la Hispanidad?

El descubrimiento de América es una manifestación de la grandeza de un pueblo, de su espíritu indomable, firme, arrojado; es manifestación del temple y convicciones de una nación única en la historia, cuando un puñado de hombres eran capaces de dominar el mundo entero, de luchar contra la adversidad de manera impar, pasmosa. Ya solamente por este motivo, el descubrimiento de América es importante.

Y no solamente su descubrimiento, ya de por sí, como decimos, un hecho extraordinario, sino por su posterior conquista, culturización y evangelización, otro hecho único, en un tiempo maravilloso donde lo extraordinario era lo natural en España.

Con el descubrimiento de América y Filipinas, y posterior evangelización, España dio a la Cristiandad la mayor parte de sus hijos, circunstancia que sus enemigos, herejes y católicos, por desgracia, no le perdonan. La grandeza de un pueblo, despierta envidias, complejos y animadversión en los más bajos fondos del alma.

p. ¿El descubrimiento de América y la Hispanidad para sentirse orgulloso o es, sin embargo, sentir vergüenza y por tanto, para pedir perdón por los pecados individuales y colectivos de los españoles tal y como últimamente se ha afirmado?

 La estrategia para el descrédito de la grandeza ajena tiene múltiples maniobras, el sentimiento de vergüenza por lo propio es una. Para este ardid, es importante la incultura sobre la que cimentar la falacia. Después, como blasón de la celada autodestructiva, viene la ratificación pidiendo, desvergonzadamente, perdón por las propias glorias.

España tiene la historia más impresionante y la doctrina más importante del mundo, es un riesgo evidente que los jóvenes la descubran, su descubrimiento encenderá su alma reprimida por la aplastante «moda universal», opio del espíritu y de la razón, tan contraria a nuestro espíritu.

P. ¿Qué relación se da entre religión católica, España e Hispanidad? ¿Qué papel ha jugado la fe católica en el descubrimiento de América y en la unidad Hispanoamérica?

 A la primera pregunta: absoluta. España es un proceso, una experiencia y asunción de culturas y momentos históricos, que fueron conformándola. Tan absoluta, que es importante, dentro de aquella señalada estrategia contra la grandeza y esencia de un pueblo, la desfiguración hasta del arte, manifestación estética y cultural de la nación.

España, en ese proceso de gestación nacional, tuvo como elemento esencial al catolicismo, modelador y moderador de sus principios doctrinales, de sus leyes, de su arte, de su unión, de su cultura, a la religión católica. La estéril discusión sobre la constitución católica de España, muy acomodada a los «nuevos» tiempos, es una gran falacia intelectiva. El personalista mundo moderno, no alcanza a entender que la egoísta o terca adhesión individual a una idea (ateísmo, herejía de cualquier tipo, panteísmo, agnosticismo…) no tienen que ver con la constitución histórica de la nación.

La fe católica es el motor intelectual y moral de España; el ímpetu por evangelizar, por llevar a todos los hombres de la tierra la buena nueva de la igualdad esencial de las almas, fuerza inquebrantable, compromiso irrenunciable, individual y colectivo.

La Hispanidad, por tanto, no sería sin el catolicismo. La unidad moral se estableció, independientemente de convicciones personales, en el catolicismo.

 P. El tema de la hispanidad está de moda y cada vez hay más escritores que abordan esta temática, ¿por qué es un tema que cada vez está más de moda?

Sí, es una pregunta recurrente últimamente, porque afortunadamente es cierto, y muy evidente. La presión, el ataque sistemático contra la verdad y el bien, tienen la facultad de estimular a las almas más nobles, cultas y heroicas, que comienzan la defensa firme y valiente de la verdad ultrajada.

 La mentira está cada vez más evidenciada, no podemos claudicar de la lucha, hasta que la verdad vuelva a imperar en este mundo hostil a la belleza y al bien, al orden y a la razón. Los malvados están unidos en el odio, nosotros debemos volver a unirnos en el amor, en el amor a la obra más grande de la historia humana: la Hispanidad.

P. ¿Por qué el indigenismo tiene tanto predicamento en varios países hispanoamericanos? ¿Por qué se reniega y se prescinde de ese pasado manipulando parte del pasado histórico? ¿Por qué no se acepta como figuras nacionales a Colón, Hernán Cortés u otros descubridores/conquistadores/evangelizadores?

 El indigenismo, como el neopaganismo, el neocomunismo, el feminismo, el animalismo, y tantos otros movimientos progresistas actuales, son elementos de un mismo sistema de aniquilación de la razón humana, de los verdaderos valores; trastocar, revolucionar la sociedad es su función.

 Especialmente desde el siglo XVIII, ciertas ideas, cuajadas en la nefasta Revolución Francesa, fueron abriéndose camino en la mente de personas y pueblos, causando un gran daño a la sociedad en general, y a la Hispanidad en particular; la propaganda sistemática (único sustento de aquellas entelequias) fue incapacitando la razón más básica, la farsa se imponía a la verdad.

 Al comenzar las secesiones, una de las justificaciones de las mismas, era la libertad de los supuestos indígenas oprimidos. Junto con esta falacia perversa, alimentar el odio a la supuesta nación invasora de la que pretendían la tan anhelada independencia, era fundamental.

 La idea de la destrucción de grandes y desarrolladas culturas, el aniquilamiento metódico y la esclavitud de los indios, fue materia importante para la propaganda de los secesionistas, llamados patriotas para seguir con la farsa y la manipulación de conceptos.

 Las revoluciones así nacidas alimentaron el indigenismo y la mentira (mientras sometían, quitaban sus tierras y mataban a los indios), fomentaron la Leyenda Negra, y se hacían cómplices de los enemigos de la Hispanidad, se ponían en manos de Gran Bretaña, el enemigo secular.

 Renegar de las figuras enormes que realmente constituyen su esencia (¡cuántos podríamos mencionar aquí!), se hacía necesario.

P. Volviendo el curso, ¿Cuáles son las fechas, quién puede inscribirse y cómo participar?

El curso comienza este trece de noviembre, la ventaja es que las personas que se inscriban, al quedar grabado, pueden estudiar y participar cuando les sea más propicio, sin necesidad de hacerlo en vivo; las preguntas las pueden hacer directamente en el enlace de NT, sin preocuparse del tiempo, que administra el propio participante.

En este curso se deben inscribir todas las personas de bien, especialmente los hispanos, que quieran conocer verdaderamente su cultura, y tener argumentos en la defensa de la Hispanidad, de su esencia.

 Aquí les pongo un enlace: https://www.facebook.com/NuevosTerciosIdearium/photos/a.464418366975407/4368602383223633/

En el enlace arriba citado, tienen la entrada a la inscripción del curso. Pueden también comunicarse al whatsapp +52 1 442 259 6451, o al +34 618 66 53 69.

 Invito a todos a inscribirse y difundir el curso, que sé no defraudará a nadie.

P. El curso contará con personas renombradas y reconocidas en esta defensa de la Hispanidad tales como D. Cristián Rodrigo Iturralde, D. Marcelo Gullo Omodeo, D. José Javier Esparza y usted mismo. Hablemos de los diferentes profesores y de las principales temáticas que imparten…

 Sí, personas de renombre, leales y preparados, extraordinarios e incansables defensores de la Hispanidad participan en este curso, con publicaciones magníficas, con amplio historial en esta defensa de la verdad y el bien.

 Por orden de participación, tenemos primero a D. Marcelo Gullo Omodeo, muy conocido por la difusión de su último libro Madre Patria, que nos hablará de los mitos y realidades de la Hispanidad.

 José Javier Esparza, amigo personal, camarada leal en la lucha, conocido escritor, valiente propagandista de la causa por televisión y por cualquier medio, incluido sus magníficos libros, amante y experto en los Tercios Españoles, participante en el último congreso de Hispanidad de NT (Hispanidad, herencia y desafío), que nos instruirá sobre la huella hispana en la historia universal.

 Cristián Rodrigo Iturralde, miembro de NT, amigo entrañable, y creador de obras de títulos tan sugestivos como retadores, valiente paladín también en esta nuestra lucha, también parte de los ponentes del último congreso, que nos hablará sobre la importancia de la Hispanidad en la batalla cultural.

 A mí me corresponde cerrar el curso con una explicación integral: Hispanidad: origen, esencia y destino.

 P. ¿Qué frutos esperan conseguir del curso?

 Primero, la difusión obligada de la grandeza de la Hispanidad; transmisión del sano orgullo de pertenecer a la más alta cultura e historia del mundo; difusión de nuestro movimiento; motivar a la lucha común; dar argumentos intelectuales y morales para la lucha.

Les esperamos en nuestras filas, y les esperamos en el curso, que no defraudará a nadie.

¡¡SI SE DEBE, ME ATREVO!!