Facebook: mucho más que una caída de sus servicios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El incidente constituye el error “más importante nunca antes observado” por Downdetector, que monitorea los cortes online. “Miles de millones de usuarios han sido impactados por la completa caída” de las plataformas

Versiones distintas con respecto al fallo

Mientras la versión oficial de Facebook hablaba en un comunicado que la interrupción mayor de sus redes y servicios de mensajería fue causada por un “cambio de configuración defectuoso” de sus servidores, que impidió a los usuarios acceder a la plataforma, Instagram, WhatsApp o Messenger durante unas siete horas, sin embargo hay numerosos versiones que hablan de un hackeo.

Como consecuencia de estos incidentes y de las informaciones del diario estadounidense, la fortuna del consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, se vio reducida este lunes en unos 5.900 millones de dólares.

Y ello se debió al pésimo comportamiento de las acciones de la compañía en Wall Street, en la que la red social cayó cerca de un 4,9 %. Según cifras de Forbes, este descenso supone que la fortuna de Zuckerberg haya quedado en 117.000 millones de dólares, lo que lo relega al sexto puesto de las personas más ricas del mundo.

Pero ya sea el fallo o el hackeo sufrido ocurre en un momento delicado para la firma de Mark Zuckerberg.

Un nuevo escándalo para Facebook

La ex especialista de datos de la empresa Frances Haugen entregó a las autoridades y al Wall Street Journal una propia investigación de Facebook que parece respaldar muchos temores y críticas de larga data sobre la plataforma.

Entre otras cosas, los documentos determinan que Instagram es perjudicial para una parte de sus usuarios más jóvenes y que resulta especialmente “tóxico” para las adolescentes, ya que “agrava” los problemas que una de cada tres chicas tiene de su imagen corporal.

La filtración por parte de una ex empleada de varios documentos internos de Facebook a The Wall Street Journal desató el escándalo para la red social, ya que reveló que la empresa actúa de una forma muy diferente al discurso que mantiene de forma oficial.

Aunque la información publicada (elaborada a partir de informes y presentaciones internas y de conversaciones online entre empleados) no implica necesariamente que Facebook esté cometiendo ninguna ilegalidad, sí muestra decisiones éticamente reprobables y una priorización de los beneficios financieros ante cualquier reparo moral.

En líneas generales, la gran conclusión que puede extraerse de la documentación filtrada a The Wall Street Journal es que los directivos de Facebook saben que las plataformas de la empresa (Instagram, WhatsApp y Messenger, además de la propia red social) son, en muchos casos, nocivas para los usuarios.

Al margen de cualquier potencial implicación legal, las revelaciones podrían tener consecuencias políticas y acelerar la regulación por parte de Gobiernos en todo el mundo de los contenidos de internet y de la responsabilidad de las plataformas sociales.

(Con información de Agencias/Infobae/Adelante España)