Xi Jinping amenaza a Taiwán: “China puede conseguir y conseguirá la reunificación”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El discurso del presidente chino por el 110 aniversario de la Revolución de Xinhai que condujo a la República China coincide con la semana en la que se ha registrado un récord de cazas sobre el Estrecho de Taiwán

El presidente de la República Popular China, Xi Jinping, aseguró hoy que el país “puede conseguir y conseguirá” la reunificación con Taiwán“La reunificación completa de nuestro país puede conseguirse y se conseguirá”, dijo Xi al final de un discurso en el que conmemoraba el 110 aniversario de la Revolución de Xinhai (1911), que puso fin a la última dinastía en China y desembocó en la creación de la República de China.
¿Reunificación por la fuerza?
Aunque en anteriores ocasiones Xi Jinping no descartó el uso de la fuerza para integrar en la República Popular a Taiwán, considerada por Pekín una provincia rebelde, hoy aseguró que seguirán el “principio básico de ‘reunificación pacífica’”. Las palabras de Xi Jinping son contradictorias ya que se producen en la semana en la que se ha registrado un récord de vuelos de cazas chinos sobre el Estrecho de Taiwán, lo que ha encendido las alertas sobre una invasión china de la isla.
Un país, dos sistemas“La reunificación nacional es el interés general de la nación china, incluidos nuestros compatriotas de Taiwán”, indicó el mandatario, que volvió a mencionar el marco de “un país, dos sistemas” -aplicado en Hong Kong y Macao, que contempla autonomía en diversas áreas pero pertenencia a China- como opción para la isla. No obstante, el aumento del control continental sobre la ciudad autónoma ha resquebrajado el principio de “un país, dos sistemas”. Más que velar por esta diversidad política, Xi Jinping, el presidente chino que más poder acumula desde Mao Zedong, presiona por una asimilación a la China continental y al sistema de partido único. La deriva en Hong Kong ha aumentado, aún más, la inquietud en Taiwán.

Separación en 1949

Taiwán se gobierna de manera autónoma desde el final de la guerra civil en 1949 tras la victoria de los comunistas, que se saldó también con la retirada de los nacionalistas del Kuomintang (KMT) a la isla, donde continuaron con el régimen de la República de China, que oficialmente sigue reclamando el territorio continental controlado por la República Popular.

No obstante, con la transición a la democracia desde finales de los 80, en la isla han tomado fuerza las voces que reclaman declarar la independencia de Taiwán como Estado soberano.

A este respecto, Xi afirmó que “aquellos que olviden su herencia, traicionen a la madre patria y busquen dividir al país no tendrán un buen final, y serán despreciados por el pueblo y condenados por la historia”.

En opinión del líder comunista, la separación ‘de facto’ de la isla del resto del país surgió “de la debilidad y del caos de la nación”, y se resolverá cuando sus planes del “rejuvenecimiento nacional” se hagan realidad.

La reunificación es la esperanza de todos los chinos. Si China puede ser reunificada, todos los chinos vivirán una vida feliz; si no, todos sufrirán”, dijo hoy Xi, recordando a uno de los grandes protagonistas de la Revolución de 1911 y precisamente el fundador del KMT, Sun Yat Sen.