Los profesores se rebelan y se preparan para la huelga

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Hay malestar entre el profesorado. Y tiene que ver con el hecho de que, a menos de dos semanas para que regresen a los centros escolares y con todos los escenarios abiertos sobre cómo actuar dependiendo de la evolución de la pandemia, muchos docentes claman porque el regreso a la actividad académica se haga con seguridad porque tienen claro que el distanciamiento social es imposible de mantener y que una clase con 30 alumnos puede convertirse en una «bomba vírica».

La inquietud que bulle entre los docentes está adquiriendo forma de protesta hasta el punto de plantearse una huelga indefinida coincidiendo con el comienzo de las clases. De hecho, en los últimos días los profesores se están organizando a través de aplicaciones de mensajería al margen de los sindicatos y buscando adhesiones organizados en función de la Dirección del Área Territorial a la que pertenece su centro (en Madrid hay cinco).

«En las condiciones actuales todos sabemos que en 15 días cerrarán los centros y que cada cual se las componga», dicen uno de los profesores. «A mí me parece una locura volver al cole, un suicidio colectivo y, al final, los colegios se van a cerrar con más infectados», asegura otro. Y es que opinan que, ahora, «la prioridad debe ser no vivir la situación de marzo; para abrir las aulas la situación tiene que estar mucho más controlada», dicen.

Los profesores no temen sólo por ellos, sino también por sus alumnos. «Los míos suelen tener muy pocos recursos económicos. Yo pienso llevar mascarilla Fpp2 y pantalla, si no me la prohiben, pero ¿y ellos? ¡Se pueden contagiar!», comenta una profesora de un centro de la zona sur de Madrid.

Los grupos de docentes reivindicativos para una vuelta segura nada tienen que ver con los sindicatos, aunque aclaran que «serán bienvenidos si se quieren unir». No obstante, sindicatos como CC OO ya había anunciado que no descartaba la huelga si la presidenta de la Comunidad de Madrid no garantizaba una vuelta en condiciones que proporcionen seguridad tanto a alumnos como profesores.

Los grupos de profesores también valoran realizar concentraciones para conseguir ser más visibles como medida de presión, según se refleja en los comentarios vertidos en las aplicaciones de mensajería, acudir al Defensor del Pueblo o registrar en la Consejería de Educación la misma queja de manera masiva. «Como ciudadano afectado por la vuelta al cole en la Comunidad de Madrid exijo que mi Consejería se haga cargo de una implantación de medidas mínimas para garantizar la vuelta a los centros educativos públicos y concertados este próximo mes de septiembre», expone el documento que están compartiendo los profesores.

Reivindicaciones

Entre las reivindicaciones que contemplan figura: ratio reducida a la mitad (actualmente la de Infantil y Primaria es de 25 alumnos por clase, de 30 en Secundaria y de 32 en Bachillerato). Por eso creen que convendría reducirla a 12-13 en las primeras etapas, a 15 en la ESO y a 16 en Bachillerato.

Asimismo proponen duplicar el número de docentes tutores de cada centro para ajustarlos a la ratio de 12-13 alumnos y un especialista por cada especialidad y nivel educativo.

Algunos quieren que se les proporcione llevar al menos una pantalla de un solo uso para protegerse de un posible contagio, mascarillas FFP2, gel hidroalcohólico, guantes cada día, tantas alfombras con desinfectante como entradas tenga el centro, señalización para evitar que haya aglomeraciones y gel desinfectante y mascarillas quirúrgicas para los alumnos.

Del mismo modo exigen personal de enfermería en cada centro, jornada continua, distintos horarios de entrada y salida, contratación de personal de limpieza extra, plataformas que garanticen la formación online, además de test PCR y de seroprevalencia el día 1 de septiembre y después pruebas mensuales cuando se detecten contagios.

Entre sus peticiones también se incluye la debida atención a niños con dificultades y que ningún profesor tenga que impartir clases presenciales y a distancia el mismo día.

De momento, está previsto una reunión sectorial entre sindicatos y Consejería el próximo día 25 de agosto, pero también la Comunidad de Madrid aguarda la reunión entre Comunidades autónomas y Gobierno central para determinar unas directrices claras de arranque de curso que sigan todas las comunidades autónomas, al igual que ocurrió en otros ámbitos, como el ocio nocturno y la restauración.

Test a los alumnos cuando comiencen las clases

En la última reunión interterritorial celebrada el pasado viernes con el ministro de Sanidad, fueron varios los consejeros que pidieron que se prestase atención especial a este asunto y el ministro aseguró que habría una reunión monográfica para abordar este asunto cuya fecha no se ha concretado aún.

Ayer, el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, explicó que algunos estudios europeos mantienen que la vuelta a las clases no debería suponer un riesgo para aumentar la transmisión de la infección, según se recoge en la Guía del Centro para el Control de Enfermedades (CDC) publicada la semana pasada. El CDC europeo, de hecho, se muestra partidario de mantener la presencialidad en las aulas si la situación epidemiológica lo permite, según detalló.

De momento, lo que se prevé es un estudio serológico de los alumnos madrileños de distintas etapas educativas que se está diseñando para hacernos una idea del mapa serológico y que ofrezca una foto fija de la situación . Después, estas pruebas se repetirán para constatar si ha habido un aumento o no de casos.

Un muestreo se hará de forma aleatorio entre «decenas de miles» de estudiantes que permitirán saber el estado inmunitario de los escolares de Madrid. El plan, que se está ultimando, también contempla que los test se hagan a los profesores.

Una profesora del colegio Valdefuentes, en Sanchinarro, con alumnos de 2º de Bachillerato
Una profesora del colegio Valdefuentes, en Sanchinarro, con alumnos de 2º de Bachillerato/Foto: Cipriano Pastrano Delgado/La Razón

Calendario

De momento, las clases están previsto que arranquen el 4 de septiembre para alumnos de Educación Infantil, el 8 para el segundo ciclo, mientras que los estudiantes de ESO y Bachillerato lo harán un día después. La Comunidad de Madrid ultima su plan para que «se haga dentro de la mayor normalidad posible», aseguraba recientemente la presidenta regional durante su intervención en los actos por la festividad de la Virgen de La Paloma. «Se trabaja en una estrategia para volver con seguridad porque lo necesitan las familias y los alumnos, sobre todo de Bachillerato. No podemos dar por perdida una generación de estudiantes. El confinamiento total es la fórmula más fácil, pero hay que buscar alternativas creativas para evitar que la gente se quede en casa», sostuvo Díaz Ayuso.

Ayer, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, registró en la Cámara de Vallecas la comparecencia extraordinaria en el pleno de la Cámara del Consejero de Educación, Enrique Ossorio, para que informe de las medidas que por motivo de la crisis del Covid se van a adoptar para controlar la seguridad de la incorporación de los alumnos a las clases presenciales.

(Rocío Ruiz. Diario La Razón)