Vacunas o gammaglobulinas | Albert Mesa Rey

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Una noticia aparecida en la prensa argentina (la Nación de 25 de junio de 2020), informaba de la falta donantes de plasma humano de pacientes que hubieran sufrido la COVID-19. el Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) está esperando que haya más volumen para avanzar en el desarrollo de un concentrado de anticuerpos para el tratamiento de pacientes críticos con diagnóstico positivo de Covid-19.

Esta gammaglobulina obtenida del plasma de estos pacientes se usaría fundamentalmente para para el tratamiento «directamente de pacientes» en casos críticos.

Quizás al lector profano se le formulen ciertas preguntas: ¿Qué son las vacunas? ¿Qué son las gammaglobulinas? ¿Cómo actúan unas y otras? Este artículo tiene el propósito de aclarar hasta cierto punto estos aspectos.

¿Qué es una vacuna?

Una vacuna es una preparación destinada a generar inmunidad adquirida contra una enfermedad infecciosa estimulando la producción de anticuerpos. ​Se considera que confieren una inmunidad activa.

Poniéndolo en lenguaje militar, las vacunas serían los equivalentes a los instructores que enseñan al sistema inmunitario quien es el enemigo y como atacarle.

Las vacunas le «enseñan» al cuerpo cómo defenderse cuando microorganismos, como virus o bacterias lo invaden:

  • Las vacunas lo exponen a una cantidad muy pequeña y segura de virus o bacterias que han sido debilitados o destruidos.
  • El sistema inmunitario aprende luego a reconocer y atacar la infección si está expuesto a ella posteriormente en su vida.
  • Como resultado de esto, usted no se enfermará o puede tener una infección más leve. Esta es una forma natural de hacerle frente a las enfermedades infecciosas.

Actualmente, están disponibles cuatro tipos diferentes de vacunas:

  • Las vacunas de virus vivos usan la forma del virus debilitada (o atenuada). La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (triple viral) y la vacuna contra la varicela (viruela) son ejemplos.
  • Las vacunas muertas (inactivadas) se hacen de una proteína u otros pequeños fragmentos tomados de un virus o bacteria. La vacuna contra la tos convulsiva (tos ferina)
  • Las vacunas toxoides contienen una toxina o químico producido por la bacteria o virus. Estas vacunas lo hacen inmune a los efectos dañinos de la infección, en lugar de a la infección en sí. Algunos ejemplos son las vacunas antidiftérica y antitetánica.
  • Las vacunas biosintéticas contienen substancias artificiales que son muy similares a pedazos de virus o bacterias. La vacuna contra la hepatitis B y las que se están investigando de la COVID-19 serían un ejemplo.

Un poco de historia

La primera vacuna la descubrió un médico inglés llamado Edward Jenner que es considerado el padre de la Inmunología. La viruela era una enfermedad mortal. Por lo general el 30% de los pacientes moría en la segunda semana.

La mayoría de los supervivientes conservaba cierto grado de cicatrización permanente, que también podía ser extenso. Igualmente, podían surgir otras deformidades, como la pérdida de tejido labial, nasal y cartilaginoso; y como resultado de las costras en las córneas, la persona infectada podía quedar ciega.

La historia de la vacuna contra la viruela se remonta al siglo XVIII cuando Lady Montagu, una escritora británica, durante su estancia en Turquía, observó que mujeres que ordeñaban vacas no contraían la viruela. Los animales estaban infectados con la enfermedad, pero de una variedad más leve que al contagiarse a las granjeras, las hacía inmunes incluso a las manifestaciones más virulentas de la patología. Esta mujer fue la primera que impregnó agujas con el pus de la viruela que tenían las vacas e inoculó el virus a su hijo, incluso a herederos de monarcas europeos, pero su técnica acabó siendo rechazada y muchos médicos en Inglaterra no confiaron en su método.

Fue en 1796 cuando Edward Jenner, un médico compatriota de Montagu, confirmó las observaciones de la escritora sobre uno de los virus que más personas ha matado en el mundo. Jenner decidió inocular a James Phipps, un niño de 8 años hijo de su jardinero, las raspaduras del virus de una vaca llamada Blossom. El pequeño tuvo fiebre durante un par de días, pero no desarrolló ninguna infección grave ni mostró ningún síntoma de viruela.

Edward Jenner e Ignaz Philipp Semmelweis. Vacunas y antisépticos antes de  la teoría microbiana | Offarm
La primera vacuna. Jenner.

Las vacunas ayudan a proteger contra muchas enfermedades que solían ser mucho más comunes. Los ejemplos incluyen tétanos, difteria, paperas, sarampión, tos ferina (tos convulsiva), meningitis y poliomielitis. Muchas de estas infecciones pueden causar enfermedades serias o potencialmente mortales y pueden llevar a discapacidades de por vida. Gracias a las vacunas, muchas de estas enfermedades ahora son poco frecuentes o incluso están erradicadas.

¿Qué es una gammaglobulina?

Las gammaglobulinas son un grupo de proteínas que se encuentran naturalmente en el plasma sanguíneo. Se pueden aplicar inyecciones de gammaglobulina, que contienen elevadas concentraciones de anticuerpos, para reforzar el sistema inmunitario de una persona enferma o en riesgo de enfermar (gammaglobulina tetánica, por ejemplo)

La terapia con gamma globulinas es considerada que confieren una inmunidad pasiva. Volviendo a acudir al símil militar, estaríamos dando las armas específicas al sistema inmunitario para combatir una infección.

El primer paso de la producción de gammaglobulina es centrifugar la sangre de un donante para remover todos los glóbulos rojos y blancos. Después, las gammaglobulinas se purifican químicamente del líquido plasmático en una serie de pasos que involucran tratamiento con alcohol. Este proceso da como resultado la purificación de anticuerpos de inmunoglobulinas clase G (IgG), pero en la fracción final quedan solo rasgos de cantidades de IgA e IgM. El proceso de purificación remueve otras proteínas de la sangre y es también muy eficiente para destruir virus y otros gérmenes que puedan encontrarse en la sangre.

La gammaglobulina purificada ha sido usada durante más de 50 años y tiene un récord de seguridad excelente.

Laboratorio de hemoderivados.

Conclusión

Podríamos considerar que las vacunas son parte de lo que podríamos llamar “Medicina Preventiva” su aplicación es generalmente cuando en riesgo de padecer una enfermedad infecciosa, se pretende evitarla (el tétanos, por ejemplo) o que en caso que se dé, sea en una forma más benigna.

Las gammaglobulinas forman parte del arsenal terapéutico que tenemos para tratar enfermedades de tipo infeccioso o autoinmune, cuando ya se están padeciendo o en riesgo cierto de padecerse (por ejemplo, el suero antirrábico después de la mordedura de un animal sospechoso o el suero antitetánico cuando nos hemos causado una herida en un lugar sospecho que pueda causarnos el tétanos).

Albert Mesa Rey |Experto Ensayos Clínicos