Una marcha reclama que «Rezar no es delito» frente al abortorio Dator en Madrid

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El colectivo ‘Rezar no es delito’ ha vuelto a protagonizar una marcha este sábado 7 de mayo en las calles de Madrid, desde Plaza de Cuzco hasta el abortorio Dator.

La movilización ha tenido como objeto denunciar las penas que se imponen desde el pasado 6 de abril, y que incluso puede llegar a la cárcel entre tres meses y un año de cárcel para aquellas personas que rezan delante de los abortorios y ofrecen a las madres, alternativas diferentes a la del aborto.

«Desde los poderes públicos se atacan nuestros valores y fundamentos cristianos y nosotros, como ciudadanos y creyentes, debemos decirles que hay cosas que no son negociables y que deben respetarse por encima de cualquier ideología y por eso hemos vuelto a salir a la calle» han dicho desde el colectivo organizador

Y continúan «La vida es un bien supremo y, como tal, hay que protegerla, especialmente la de los más vulnerables, aquellos que no pueden defenderse solos. Y es por esto que hemos vuelto a salir a la calle».

«En esta batalla cultural en la que estamos inmersos, algunos de nuestros políticos, entre ellos la ministra Irene Montero, dicen que rezar es un delito», prosiguen desde la entidad Enraizados. «En su plan para eliminar cualquier rastro de Dios en nuestra sociedad han reformado hasta el código penal para imponer penas incluso de cárcel para las personas que recen ante cualquier abortorio. Quieren que olvidemos que la vida es el mayor don y que como don siempre hay que protegerlo. Que es un derecho que hay que defender y que tenemos la responsabilidad de ayudar a los más débiles y vulnerables.»

Y concluyen «Están empeñados en imponernos una cultura de la muerte donde los más indefensos no tengan voz. Y en su plan para ello ya se llega hasta a reformar el código penal para crear un delito concreto que establece penas por rezar. Nos quieren cancelar, nos quieren callar y silenciar.»