Sánchez provoca el mayor gasto en altos cargos y ‘dedazos’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha supuesto a las arcas públicas, en lo que llevamos de año, el mayor gasto en altos cargos y personal ‘a dedo’ desde que existen registros disponibles (2005). El desembolso asciende a 47,31 millones de euros hasta el 31 de abril, según el último informe del avance comentado de pagos de la Administración General del Estado. El Ejecutivo afronta con ese gasto récord la que probablemente sea la peor crisis económica de la historia de España.

Se trata de los pagos de las nóminas de ministros, secretarios de Estado, subsecretarios, directores generales, encargados de organismos públicos, además de personal eventual. Es decir, aquellos cargos nombrados de forma discrecional por los responsables políticos.

El Estado nunca ha desembolsado, en los primeros cuatro meses del año, una cifra tan elevada. Sólo en marzo y abril, en plena crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus, se pagaron 24,1 millones de euros. De ellos, 14,8 sólo en las nóminas de los altos cargos.

Recientemente, en una respuesta parlamentaria revelada por OKDIARIO, el Gobierno descargó recortar el sueldo a sus miembros como gesto de solidaridad con la ciudadanía sumida en su peor crisis económica. La Moncloa argumentaba que «ahora más que nunca hay que resaltar la importancia de contar con un sector público robusto» y añadía que «todos los empleados públicos están dedicando todo su tiempo y esfuerzo a gestionar los efectos derivados de esta crisis, de la misma manera que lo está haciendo el Gobierno de España».

La pregunta fue registrada por el diputado de Vox, Francisco José Contreras, que señaló que los sueldos de muchos altos cargos superan los 100.000 euros, de acuerdo a la información facilitada a través del Portal de Transparencia. Es el caso, por ejemplo, de Iván Redondo, jefe de Gabinete de Pedro Sánchez, y Miguel Ángel Oliver, secretario de Estado de Comunicación, con retribuciones de 126.124 euros.

El análisis del avance comentado de pagos de la Administración General del Estado de los últimos 15 años revela que el gasto del Gobierno socialcomunista es el más alto en los primeros cuatro meses del año.

Ese gasto es considerablemente superior al del último Gobierno de Mariano Rajoy (2018), cuando fue de 40,89 millones en el mismo periodo. Y habría que retroceder a 2009, bajo la presidencia de Rodríguez Zapatero– para encontrar la segunda cifra más alta: 47,04 millones. Durante el último mandato ‘popular’, el desembolso fue significativamente inferior, en la media de los 39 millones de euros.

Enchufes

El Gobierno de Sánchez e Iglesias es el segundo más extenso de la democracia, sólo por detrás del de Adolfo Suárez, en 1980. Es además el que tiene más vicepresidencias (4). Y ello supone un nutrido despliegue de altos cargos, asesores y otro personal asociado.

El Ejecutivo ya ha demostrado, además, que el estado de alarma y la delicada situación del país no le disuade de seguir engordando estas nóminas. El 28 de abril, el Consejo de Ministros aprobó varias modificaciones de la estructura de la Administración, disparando el número de cargos.

En concreto, se crearon hasta 11 nuevas direcciones generales, una dirección general y otra nueva división. Además, el Gobierno eximió del requisito de ser funcionario a un director general y al responsable de un organismo.

El Ejecutivo de Sánchez también lidera el dudoso podium de enchufes de altos cargos, al eximirles del requisito de ser funcionarios, pese a lo establecido por la ley, que sólo contempla excepciones justificadas por «las características específicas de las funciones» de la correspondiente dirección general. Es decir, casos puntuales y excepcionalmente motivados.

Sin embargo, el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha convertido esa excepción en norma para eximir del requisito de ser funcionario a una veintena de directores generales, colocando así a sus afines.

El último ejemplo es el nombramiento de José Ignacio Carnicero como director general de Agenda Urbana y Arquitectura, como reveló ABC.  Carnicero es un amigo de la infancia del presidente del Gobierno y ex compañero de colegio y del equipo de baloncesto.

(Luz Sela. Ok Diario)