Sánchez «aparta» a Calvo y acerca a ERC a la abstención

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Gobierno quiere recuperar el apoyo de la mayoría que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa y ERC está dispuesta a volver a ser decisiva en Madrid. En los últimos días, Adriana Lastra, José Luís Ábalos y Salvador Illa por el PSOE, y Salvador Jové, Marta Vilalta y Gabriel Rufián, por los republicanos han intensificado los contactos. Tres reuniones más múltiples intercambios de mensajes y llamadas telefónicas están recuperando los «puentes, que nunca han dejado de estar tendidos».

Ambas partes mantienen discreción sobre la marcha de las conversaciones, pero según ha constatado LA RAZÓN «hay razones para el optimismo». Sobre la mesa, cuatro peticiones de los republicanos para abandonar el no a la prórroga del Estado de Alarma «que no era un no a la prórroga, era un no a las formas». Los de Oriol Junqueras piden un mando compartido sobre la desescalada, creación de una prestación para conciliación familiar, que los ayuntamientos puedan utilizar sus remanentes de superávit para hacer frente a las consecuencias de la pandemia y recuperar la mesa de negociación sobre Cataluña.

Las relaciones entre Ministerio de Sanidad y Conselleria de Salut han mejorado en las dos últimas semanas. Illa ha aceptado los planteamientos de Alba Vergès, de ERC, manteniendo la fase 0 en un primer momento para aligerarla a la 0,5 a partir de hoy, que permitirá la apertura del pequeño comercio. «Queremos asumir las competencias y ser corresponsables», apuntan los republicanos para no quedarse solo «en meros transmisores de datos». Además, ERC ve con buenos ojos que se modifique la Ley General de Sanidad para hacer frente a la pandemia una vez se abandone el estado de alarma.

Por tanto, el acuerdo en este punto es más que posible. También están muy avanzadas las conversaciones en el resto de puntos, incluido el de la recuperación de la mesa de negociación. La vicepresidenta Carmen Calvo lo remarcó la pasada semana «se volverá a la mesa cuando acabe el estado de emergencia». Es decir, a juicio de los republicanos la mesa podría volver a convocarse en el mes julio, una vez finalizada la prórroga del mes de junio que pretende aprobar Sánchez.

Si las posiciones se siguen aproximando, el acuerdo deberá ser ratificado por el propio Pedro Sánchez y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés. Ambas formaciones trabajan con cerrarlo el martes, antes de la sesión parlamentaria en el Congreso. Esta conversación entre ambos líderes es casi una condición sine qua non para los republicanos, porque quieren hacer evidente el liderazgo de Aragonés en la formación republicana. La última vez que hablaron, el domingo antes del pleno en el que ERC votó no, la situación no se desbloqueó. «Carmen Calvo no es la interlocutora más adecuada», apuntan desde la dirección de los republicanos que tampoco quieren dejar el acuerdo final en manos de Gabriel Rufián y Adriana Lastra.

A pesar de que todos apuestan por el optimismo «el acuerdo es complicado y difícil, como lo es la situación». Junts per Catalunya seguirá anclada en el no, pero los republicanos esta semana han despejado la incógnita que les llevó a negar el apoyo a Sánchez. Torra no tiene ninguna intención de mover pieza y convocar elecciones en Catalunya «nos aboca a una convocatoria del Tribunal Supremo». Por eso, ERC moverá pieza de nuevo para tener protagonismo en el Congreso de los Diputados, desmarcarse de su adversario Junts per Catalunya y también abandonar la trinchera en la que se han instalado el PP y Vox. «El sí es casi imposible» apuntan fuentes de ERC «la abstención es más posible. Nuestro electorado es independentista, no es como el del PNV. La abstención es la respuesta mejor aceptada por nuestro electorado».

Si la abstención de ERC se consolida, el PSOE consolida la mayoría absoluta favorable con el apoyo de PSOE, Podemos, PNV, Ciudadanos, Teruel Existe y Partido Regionalista Cantabria y Compromís –179 votos – a la que se sumarán 19 abstenciones de ERC, Bildu y Bloque Nacionalista Galego, pendientes de la decisión final de los canarios, que apoyaron la última prórroga, y Navarra Suma que se abstuvo. En la trinchera del no se consolida también la extraña coincidencia de PP, VOX, Junts per Catalunya y la CUP.

(Toni Bolaños. La Razón)