Nacionalistas y Podemos reclaman excarcelación masiva de presos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Todos los partidos nacionalistas y Podemos han firmado un manifiesto en el que reclaman medidas de excarcelación de presos y acercamientos para los internos a prisiones de su entorno familiar.

El escrito está firmado por Podemos, ERCJxCatPNVEH BilduMás País, la CUPBNG Compromis. «Por el respeto a las personas privadas de libertad» se titula.

Consideran que la crisis sanitaria «está teniendo un impacto muy fuerte sobre las personas en prisión». Y por eso reclaman al Gobierno una política urgente de excarcelaciones y acercamientos masivos para evitar contagios del coronavirus en las prisiones.

Así, en sus reclamaciones, piden excarcelar a los presos en situación de vulnerabilidad: presos enfermos, de avanzada edad y aquellos que hayan cumplido las tres cuartas partes de la condena. Consideran que en esta medida no puede haber «excepcionalidad» en función del delito, que debe favorecer a todos. Según datos de Interior, hay medio millar de internos que superan los 70 años de edad.

Además, piden proceder al acercamiento generalizado de presos que así lo soliciten a prisiones cercanas a sus domicilios y familias, empezando por los reclusos más alejados de sus domicilios y con los padres y madres con hijos menores. El acercamiento de los presos de ETA es una de las peticiones de los nacionalistas vascos más recurrentes, antes de que irrumpiera la pandemia.

Las dos primeras peticiones favorecerían, entre otros, a todos los presos de ETA, tanto las excarcelaciones como los acercamientos.

Asimismo, reclaman reforzar las medidas de protección en los centros penitenciarios y realizar diagnósticos rápidos a reclusos para prevenir y evitar la propagación del virus en prisión.

En su escrito, piden también que los presos tengan información actualizada y accesible sobre el desarrollo del Covid-19.

Reclaman al Ministerio del Interior que durante la fase de desescalada se retomen las comunicaciones directas de las personas presas con sus familias y abogados. Asimismo, extender la comunicación no presencial entre internos y familiares con llamadas gratuitas y ampliando las videollamadas sin las limitaciones actuales.

Precisamente hoy, el Ministerio del Interior ha anunciado beneficios penitenciarios para tres etarras. Ha aprobado el acercamiento de dos presos a Burgos y Logroño y la progresión a tercer grado penitenciario de un tercer terrorista.

Se trata de Josune Oña Ispizúa, que será trasladada desde el Centro Penitenciario de Alicante al de Logroño cuando se levanten las restricciones derivadas de la COVID-19. Tiene una condena de 25 años por los delitos de colaboración con banda armada, atentado, falsificación de documento público y tenencia ilícita de armas. Cumplirá las 3/4 partes de la condena en abril de 2023.

Álvaro Juan Arri Pascual será trasladado de la prisión Castellón II al Centro Penitenciario de Burgos. Cumple una condena de 30 años por asesinatos, estragos y atentados. Participó en el atentado cometido el 29 de julio de 1994 en la Plaza de Ramales en el que fallecieron el teniente general Francisco Veguillas, el conductor de su vehículo y un trabajador que descargaba en el lugar Interior ha resuelto además progresar a tercer grado a este interno:

El tercer etarra beneficiado es José Ramón Foruria Zubialdea, quien cumple 30 años de condena por el delito de atentado. En la actualidad cumple condena segundo grado, con control telemático, fuera del centro penitenciario. La Junta de Tratamiento de la prisión de Bilbao, de la que depende, ha propuesto su progresión a tercer grado, artículo 104 del Reglamento Penitenciario, por razones amparadas por la Ley de Protección de Datos, según apunta Interior en una nota.

(Fernando Lázaro. Diario El Mundo)