No nos dejemos engañar | Jacinto Seara

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En Occidente nos está sucediendo lo que dijo Winston Churchill: “Una nación que olvida su pasado no tiene futuro”, lo que es mucho más claro en España, donde incluso hay una Ley de Memoria Histórica que aún se quiere modificar y castigar a quien “no olvide” algunos años que ha vivido, lo que conduce a una división de buenos y malos, las dos Españas, que decía Antonio Machado. No quiero hablar de la reducción que se está haciendo en las actuaciones policiales legales en todas las democracias. No podemos considerar que estamos en una democracia en cuanto la mayor parte de las leyes se hacen mediante decretos, evitando en todo lo posible el Congreso y sus discusiones y las aportaciones que se pueden hacer desde otras organizaciones políticas. El camino que se está siguiendo no conduce a ninguna parte, no quiero pensar que sea el camino marcado por el Foro de Davos y aplicando la división que nos conduce al Foro de Río. La oligarquía mundial está en el camino de conducir a España en el lugar orwelliano que nos han asignado, es decir, en la segunda escala totalitaria y dependiente de la primera: la liberal capitalista totalitaria.

Para salir de esta situación en donde somos poco considerados, y encima dependientes energéticamente, debemos hacer caso a lo que dijo Churchill: seamos sensatos, devolvamos a la Justicia su dignidad, perdida por algunos, y a las fuerzas policiales y la Guardia Civil las competencias que le son propias. Personalmente siento bochorno por cómo un policía se tiene que dejar pegar y cómo si intenta hacer algo para disolver una manifestación se va a encontrar con verdaderos problemas de salir adelante las modificaciones que se están preparando, que nos conducen a un pasado que no me gustaría recordar y que tantos problemas nos trajo. Para ser honesto, tengo que decir que sucede lo mismo en otras democracias occidentales, y en algunas de ellas ya han surgido protestas de los ciudadanos.

Tan grave como eso, y a nivel mundial, es la fuerza que con la complicidad de las élites mundiales, tienen las llamadas Fagam que habría que realmente llamar Fagamwi (Facebook, Apple, Google, Amazon, Microsoft, WhatsApp e Instagram) que sin ser elegidas por nadie controlan nuestras vidas y las censuran. Atentos al cambio anunciado de nombre y contenido por Facebook.

Jacinto Seara | Escritor