Miles de personas protestan contra las medidas anti-Covid

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Miles de personas se han concentrado este domingo en Madrid para protestar por las medidas adoptadas para luchar contra la propagación del coronavirus. La mayoría no llevaba mascarilla. El impulsor de la protesta ha sido Fernando Vizcaíno, un profesor de yoga valenciano.

La protesta estaba apoyada por el cantante Miguel Bosé y buscaba desmontar lo que sus promotores denominan «plandemia». En su manifiesto ‘Cómo desmontar la plandemia en 8 sencillos pasos’ señalan, por ejemplo que «los test PCR no sirven para determinar los contagios, ya que no detectan carga viral infecciosa», que «los asintomáticos no contagian, son personas sanas» o que los organismos internacionales «desaconsejan las mascarillas en la población».

Así, destacan, por ejemplo, que el virus no se puede transmitir «a través de objetos, ni al hablar, ni por aire acindicionado, ni por agua». «En todo caso, los coronavirus se transmiten por tos y estornudos de personas con síntomas. Por mucho que los medios de comunicación repitan la mentira de los rebrotes de asintomáticos, en realidad son personas sanas que han dado positivo a un PCR totalmente inútil».

Señalan que «debemos investigar la verdad que nos dicen los médicos y científicos honestos -Médicos por la Verdad- Ellos están pagando su sinceridad con expedientes disciplinarios y no-renovación de sus contratos».

En el manifiesto destacan además que «no ha habido autopsias» y «sin autopsias no se puede conocer lo que realmente ha pasado». «Se ha prohibido hacer autopsias que son imprescindibles para estudiar el virus y su impacto. No es lo mismo morir con Covid que morir de Covid», precisan.

Contra las mascarillas

Sobre las mascarilla avisan que «sólo se recomienda su uso para médicos, enfermos y cuidadores, en entornos de más contagiosidad como los hospitales» y «en ningún caso para la población general», citando como fuente la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC).

Indican que «hace 12 años esto no sería una pandemia» ya que la OMS «cambió su definición de pandemia en mayo de 20o9». «El criterio médico basado en la gravedad fue sustituido por otro basado en la cantidad de países afectados». «Antes era necesario que las cifras de muertos y contagiados fueran mucho más elevadas para declarar la pandemia, ahora sólo es necesario que muchos países tengan infectados aunque haya un caso en cada país».

«No es un virus mortal»

Además, el manifiesto concluye que «el Covid-10 no es un virus mortal» ya que «el 93% de la población que ha allecido en España tenía más de 80 años y sólo el 5% de ellos fueron tratados en la UCI». Esto les lleva a pensar que «no es un virus letal por sí mismo» y que «sólo mata a quien tiene patologías previas y un sistema inmune deprimido».

Así, los ancianos dallecidos en residencias «donde no hubo atención médica adecuada, quedaron aislados, sin sol y sin ver a sus seres queridos durante tres meses. Murieron en soledad», indican.

En contraposición, sí advierten que «el cnfinamiento y la distancia social matan» porque «durante el confinamiento se nos impide estar en contacto con la naturaleza, con nuestros seres queridos y amistades» y «todo ello provoca una caída de nuestra inmunidad natural».

Por otro lado, advierten «una escalofriante correlación entre la vacunación de la gripe y los muertos por Covid».

«Esto es una farsa. El virus ha sido amplificado. Según algunos médicos no es más que una simple gripe, exagerada», concluyen. ¿Y para qué?, se preguntan. «Para atemorizar a la población, recortar los derechos y las libertades, para quebrar las economías nacionales y alcanzar el sueño húmedo de todas las tiranías de la historia: el control social absoluto».

(Luz Sela. OK Diario)