Marlaska se sigue riendo de las víctimas de ETA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Fernando Grande-Marlaska demostró su habilidad para la doble moral.

El ministro del Interior se mostró ‘indignado’ con el polémico cartel de HBO sobre la serie ‘Patria’.

El socialista, incluso, afirmó que en la defensa de las víctimas del terrorismo, la ética y los derechos humanos «no caben falsas equidistancias».

Unas palabras que, sin embargo, se distancian de sus actuaciones.

Es importante recordar que Grande-Marlaska ha venido autorizando a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para realizar el traslado directo de terroristas de ETA a cárceles próximas al País Vasco.

En total, ya son 58 los internos terroristas acercados en la legislatura de Pedro Sánchez, bajo las instrucciones del ministro de Interior.

A pesar de que el ministro se comprometió ante las víctimas del terrorismo a no acercar a presos condenados por delitos de sangre, no cumplió con su palabra.

Así quedó demostrado con su autorización para aproximar al País Vasco a uno de los asesinos del teniente coronel Pedro Antonio Blanco, el primer asesinado de ETA tras la ruptura de su tregua trampa durante el mandato de José María Aznar.

El último en sumarse a la larga lista de terroristas beneficiados por Marlaska fue Zígor Blanco Santiesteban, condenado a 22 años por asesinato en grado de tentativa y daños por un ataque con cócteles molotov a una patrulla de la Ertzaintza en Portugalete en agosto de 2001.

Zígor Blanco, que ingresó en prisión en marzo de 2003, fue trasladado de Teixeiro a Asturias.

La actuación del ministro socialista son totalmente contradictoria con la indignación que mostró con la campaña publicitaria de HBO.

Más aún cuando, según indica él mismo, la novela ‘Patria’ es «casi una fotografía» de su vida y de la de otros muchos vascos.

El ministro del Interior recalcó que la actitud de las víctimas del terrorismo durante todos los años de lucha contra ETA fue un ejemplo y «el principal baluarte» para vencer a la organización terrorista. Sin embargo, son los mismos a quienes ahora ignora mientras que aproxima a sus verdugos al País Vasco.

(Jose Antonio Puglisi. Periodista Digital)