Los inspectores reprochan a Isabel Celaá su «falta de liderazgo»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Los inspectores de Educación agrupados en USIE se suman a las críticas por la desorganización de la vuelta al colegio y reprochan al Gobierno que el regreso se haya realizado «no tarde, ni tardísimo, sino extremadamente tarde» en la crisis educativa por el coronavirus. Critican la «falta de realismo y de compromiso con la educación» del Ministerio de Educación de Isabel Celaá y su «carencia de liderazgo», porque «no está tomando decisiones relevantes concretas ni coordinando las políticas educativas territoriales».

A tan sólo dos semanas y media de que comience el curso, todo está por hacer en la escuela. El Ministerio y las autonomías van a revisar su protocolo mientras los profesores de la Comunidad de Madrid, Andalucía o Galicia se preparan para la huelga y hay padres que se organizan para no llevar a sus hijos al colegio.

Habrá una Conferencia Sectorial el próximo 27 de agosto entre el Gobierno y las comunidades autónomas y también se anunció una Conferencia de Presidentes autonómicos a final de mes, reuniones in extremis, porque el día 1 de septiembre se tienen que incorporar los profesores a los colegios.

La Unión Sindical de Inspectores de Educación (USIE) dice que todo esto evidencia que «la educación en España no es considera una asunto de Estado» y recuerda que el sistema educativo «fue apartado de los trabajos de la Comisión para la Reconstrucción nacional del Congreso de los Diputados al no ser considerado un servicio esencial».

DUDAS SOBRE EL COMITÉ DE EXPERTOS

«La convocatoria de una reunión de presidentes autonómicos a estas alturas del mes de agosto evidencia improvisación y un motivo de inquietud para toda la sociedad, que observa sorprendida cómo se limitan ciertas actividades, se toman medidas preventivas colectivas y, sin embargo, en el ámbito educativo gran parte de la responsabilidad se descarga en los equipos directivos, docentes y familias», denuncia.

Y también se pregunta qué ha sido del grupo de expertos para evaluar la situación del último trimestre del curso escolar que el Ministerio se comprometió a crear. «¿Cuáles son sus conclusiones y propuestas? ¿Quiénes forman ese comité? ¿Cuándo conoceremos sus valoraciones los sectores educativos que estamos directamente afectados por esta situación educativa extraordinaria?», cuestionan.PUBLICIDAD

En su opinión, lo único que se puede hacer ante la quimera del próximo curso es fijar «unos criterios educativos y sanitarios claros», poner más medios materiales y humanos, reducir las ratios, adaptar espacios, potenciar los medios tecnológicos y capacitar digitalmente a los docentes.

Los inspectores creen que los 2.000 millones de euros anunciados por el Gobierno no son suficientes para que la escuela sea segura.

ESCUELA VIRTUAL, LA ‘ANTIESCUELA’

Que los alumnos vuelvan a estudiar en casa tampoco es la solución, según USIE. «La escuela virtual es la antiescuela. Es una escuela incompleta por cuanto la socialización es muy escasa y el aprendizaje se resiente sensiblemente. Se necesitan unos servicios mínimos de presencialidad en los centros», recalcan.

Y recuerdan que, durante las primeras semanas del confinamiento, casi un 30% de alumnos no tuvo prácticamente ningún tipo de actividad de aprendizaje ni conexión con sus docentes o tutores.

Sí se puede, plantean, establecer escenarios donde se dé prioridad en lo presencial a alumnos en situación de vulnerabilidad económica, familias necesidad de conciliación por las características del trabajo de los progenitores, estudiantes con necesidades específicas de apoyo educativo y grupos de menor edad (Infantil y Primaria).

(Diario El Mundo)