Las Criptomonedas | Albert Mesa Rey

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Es posible que el término “criptomoneda” no os sea muy familiar, pero si decimos “Bitcoin” seguro que ya os suena mucho más.

El creador de Bitcoin, la tecnología “blockchain” y el concepto de las criptomonedas es Satoshi Nakamoto, quien en 2009 publicó el artículo “Bitcoin: A Peer to Peer Electronic Cash System” que posteriormente generó la primera versión de Bitcoin. Fue él quien inició la revolución de las criptomonedas, que más tarde generaría todo ese alud de miles y miles criptomonedas que nacerían derivadas de su trabajo. Nadie sabe quién es Satoshi Nakamoto, ni habla para dar su opinión dejando crecer a Bitcoin de forma libre.

Para el lector interesado, he adjuntado un enlace donde se podrán ver las criptomonedas existentes ordenadas por importancia, así como sus características y cotización en tiempo real: https://coinmarketcap.com/es/all/views/all/

¿Qué es una criptomoneda?

El origen etimológico de “dinero” nos lleva al vocablo latino “denarius”, que era el nombre de la moneda que utilizaban los romanos.

En general, el dinero es un conjunto de activos de una economía que las personas regularmente están dispuestas a usar como medio de pago para comprar y vender bienes y servicios. El dinero además cumple con la función de ser unidad de cuenta y depósito de valor.

Cabe destacar, que actualmente el valor del dinero no se encuentra en el papel del billete o el metal de la moneda específica, sino que se basa en la confianza que surge a partir del aval y la certificación de la entidad emisora (como el Banco Central). Es importante tener en cuenta que el dinero funciona por un pacto social (es aceptado por todos los integrantes de la sociedad). Es lo que llamamos “dinero fiduciario

Ahora amable lector voy a intentar exponerte lo más llanamente posible, algunos conceptos relacionados con las criptomonedas y responder algunas de las preguntas que se me generaron antes de entrar en el mundillo de las criptomonedas.

Las criptomonedas, también llamadas criptodivisas o criptoactivos, son un medio digital de intercambio.

Cumplen la función de una moneda, y de ahí que se las conozca con ese nombre. Sin embargo, es algo totalmente digital, que utiliza métodos criptográficos para asegurar sus transacciones financieras, controlar la creación de nuevas unidades y verificar la transferencia de activos. Es decir, estas monedas no existen de forma física: se almacenan en una cartera digital.

Efectivamente las criptomonedas son activos financieros que nos permiten el intercambio de bienes y servicios, son depósitos de valor, se basan en la confianza y es aceptada por todos los que forman la cadena.

El dinero que usamos habitualmente, al que llamamos “dinero fiat”, está controlado y centralizado por los gobiernos y sus bancos centrales. Las criptomonedas son unos activos descentralizados y libres de la influencia de los gobiernos y regidos únicamente por las leyes del mercado de la oferta y la demanda. Eso significa que las criptomonedas en general tienen una alta volatilidad en su valor. Detrás de toda criptomoneda está el “blockchain”.

Pero ¿Qué es el blockchain?

La tecnología blockchain en la que se basa, es como el libro de contabilidad de la criptomoneda. Es un software, protocolo o infraestructura que tiene las siguientes características: Es una red descentralizada de nodos, que comparte un registro común de las transacciones, basado en una cadena de bloques enlazados criptográficamente y creada a partir de un proceso de consenso. Analicemos por partes esas características:

Cuando nos referimos a “red descentralizada de nodos” estamos hablando de ordenadores conectados entre ellos sin un ordenador central. Estos ordenadores se actualizan entre ellos de forma automática de forma que un cambio en uno de ellos afecta a todos los demás.

Ciertamente la red descentralizada comparte un registro común de todas las transacciones. Este diseño da fortaleza al sistema ante un intento de fraude o falsificación de la criptomoneda. Para conseguirlo, los ciber delincuentes debería tener la capacidad de hackear el 51% de la cadena en todo el mundo. Esto supondría una potencia de computación fuera del alcance de cualquiera incluso de los estados.

El blockchain se basa en una cadena de bloques enlazados criptográficamente y creada a partir de un proceso de consenso. A este proceso le llamaremos “hashing”.

El «hashing» alude al proceso de generar un output (salida) de extensión fija, a partir de un input (entrada) de extensión variable. Esto se logra mediante el uso de unas fórmulas matemáticas denominadas funciones hash.

Una vez generado el output a partir de un input, este será completamente irreversible, y compartido por todos los nodos de la red.

Las tablas hash son mecanismos de encriptación que protegen la inversión de posibles ataques informáticos. Cuanto más elaborado sea el mecanismo, más confianza da al inversor y, en consecuencia, más se revaloriza la inversión.

¿Quiénes generan las criptomonedas y/o quiénes validan los hashes?

Los que generan las criptomonedas y/o validan los hashes se llaman “Mineros”. Cada vez que se produce una transacción en una criptomoneda se encargan de validar el hash y el primero que resuelve la función hash, recibe por ello una pequeña compensación en forma de la criptomoneda y este nuevo output entra a formar de toda la red de nodos.

Si estás pensando en convertirte en “minero” permíteme desengañarte amable lector. La potencia de computación necesaria es enorme, y el gasto en energía eléctrica de tal instalación, hace que tal actividad no te sea en absoluto rentable. Las granjas de minería suelen instalarse en países donde el precio de la energía eléctrica es barato.

¿Dónde se obtienen las criptomonedas y donde se guardan?

Las criptomonedas se adquieren a cambio de dinero fiat en empresas autorizadas, casas de cambio que se llaman “Exchanges” o pueden obtenerse como resultado de una transacción que se haga en alguna de las criptomonedas.

Los exchanges representan un negocio que permite el encuentro entre el mundo real (monedas físicas) y el digital (criptomonedas)

Es importante en caso de querer entrar en el mundillo de las criptomonedas, escoger una “Exchange” de reconocido prestigio y confianza. En el siguiente enlace te ofrezco amable lector, un listado de las mejores exchanges: https://www.thecryptotothemoon.com/mejores-exchanges-de-criptomonedas,

La conversión de nuestro dinero fiat a la criptomoneda de nuestra elección se realizará al cambio del momento en que se realice la transacción.

Al carecer de un soporte físico las criptomonedas se guardan en “Wallets” (monederos) que pueden ser de varios tipos. De menor a mayor seguridad en previsión de robos y/o hackeos serían: los que ofrecen las exchanges o bancos, carteras “en línea”, aplicaciones de cartera (software) y las carteras frías (hardware).

Muy bien, ya tengo mis criptomonedas. ¿Para qué me sirven?

Parece indudable que las criptomonedas han venido para quedarse y su uso se va a ir generalizando.

El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en legalizar el Bitcoin como moneda legal, desde el 7 de septiembre de 2021.

Las criptomonedas son aceptadas en muchos países del mundo con las excepciones de China, Rusia.

Cada vez hay más empresas que admiten el pago en Bitcoins u otra criptomoneda por sus bienes y servicios. De todas formas, dada la alta volatilidad que tienen todas ellas, yo de momento creo ellas más como activos económicos que como medios de pago.

Desde el punto de vista fiscal, El 30 de marzo de del 2015 en España se determinó que la venta de bitcoins está exenta del IVA. No obstante, en 2018 se aclaró que los tipos impositivos para las ganancias obtenidas mediante criptomonedas son los mismos que los de otros productos de inversión y ahorro: si la cantidad es menor a 6.000 euros, un 19% del IRPF, si se encuentra entre los 6.000 y los 50.000 euros, un 21%, mientras que cuando sea superior a 50.000 euros, el IRPF será del 23%.

Algunas preguntas y respuestas respecto a la inversión en Criptomonedas.

Sin lugar a duda es una inversión no exenta de riesgos y quizás no se adecuada para pequeños ahorradores y sin un mínimo conocimiento del funcionamiento de estos activos.

Actualmente hay unas 7.000 criptomonedas en el mercado, es de vital importancia si se decide apostar por ellas invertir en aquellas de acreditada trayectoria.

En también muy importante escoger adecuadamente un “Exchange” fiable y que tenga unas comisiones razonables.

Se identifican cinco grandes riesgos a tener en cuenta a la hora de invertir en criptomonedas:

  1. Formación de precios: los precios de las criptomonedas se forman en ausencia de mecanismos eficaces que impidan su manipulación, como los presentes en los mercados regulados de valores. En muchas ocasiones los precios se forman también sin información pública que los respalde, reza el comunicado de BdE y CNMV.
  2. Liquidez: muchas de estas criptomonedas pueden verse carentes de la liquidez necesaria para poder deshacer una inversión sin sufrir pérdidas significativas, especialmente porque su circulación entre inversores, tanto minoristas como profesionales, es muy limitada.
  3. Uso como medio de pago: pese a que existen desde hace más de una década, la aceptación de las criptomonedas como medio de pago es aún muy limitada, lo que contrasta con otros muchos desarrollos digitales que han tenido una aceptación generalizada en mucho menos tiempo. Es necesario recordar que no existe obligación de aceptar bitcoin o cualquier otro criptoactivo como medio de pago de deudas u otras obligaciones. El futuro Reglamento de MiCA no prevé que esto vaya a cambiar.
  4. Problemas derivados del carácter transfronterizo: en muchas ocasiones, los distintos actores implicados en la emisión, custodia y comercialización de criptoactivos no se encuentran localizados en España o, en algunos casos, incluso, no es posible su localización, por lo que la resolución de cualquier conflicto podría resultar costosa y quedar fuera del ámbito de competencia de las autoridades españolas.
  5. Robo, estafa o pérdida: la tecnología de registros distribuidos utilizada para la emisión de las criptomonedas conlleva riesgos específicos. Su custodia no está regulada ni supervisada. La pérdida o robo de las claves privadas puede suponer la pérdida de las criptomonedas, sin posibilidad de recuperarlas. Este riesgo debe ser valorado antes de adquirir estos activos, tanto si se gestiona personalmente el monedero, como si su custodia se deja en manos de terceros.

Con todo ellos amable lector, no quisiera desanimarte si es tu intención de entrar en el mundo de las criptomonedas, solo ponerte en guardia de sus potenciales peligros, pero también como no de sus bondades. Si me pidieras un consejo, este sería la PRUDENCIA.

  • Invierte solamente aquello que en caso de pérdidas no suponga la quiebra de tu patrimonio.
  • Recuerda que, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, posiblemente no lo sea.

Albert Mesa Rey | Escritor