La subida de la luz y los carburantes eleva el IPC hasta el 4%, su mayor tasa desde 2008

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,8% en septiembre en relación al mes anterior y disparó su tasa interanual hasta el 4%, siete décimas por encima de la de agosto y la más alta en 13 años, debido, sobre todo, al encarecimiento de la electricidad, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con el dato de septiembre, el más elevado desde el pasado mes de septiembre de 2008, cuando la inflación se situó en el 4,5%, el IPC interanual encadena su novena tasa positiva consecutiva. Según el (INE), en el comportamiento interanual del IPC destaca la subida de los precios de la electricidad, mayor este mes que en septiembre del año pasado, así como de los precios del gasóleo para calefacción y el gas.

También influyeron en esta subida del IPC el aumento de los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales y el hecho de que los precios de los paquetes turísticos bajaron menos en septiembre de este año de lo que lo hicieron en igual mes de 2020.

En concreto, el grupo de vivienda elevó tres puntos su tasa interanual en agosto, hasta el 14,5%, por la subida del precio de la electricidad, mientras que el grupo de ocio y cultura incrementó 1,5 puntos su tasa, hasta el 0,9%, por la evolución de los precios de los paquetes turísticos.

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) subió tres décimas en septiembre, hasta el 1%, con lo que se sitúa tres puntos por debajo del índice general. El INE destaca que esta diferencia entre ambas tasas es la más elevada desde el comienzo de la serie, en agosto de 1986.

El IPC interanual a impuestos constantes alcanzó en septiembre el 4,5%, cinco décimas más que la tasa general, por la bajada del impuesto especial sobre la electricidad. En tasa mensual (septiembre sobre agosto), el IPC encadenó su segundo repunte consecutivo al subir un 0,8% en septiembre, tres décimas más que en agosto y su mayor alza mensual desde el pasado mes de abril. A este incremento contribuyó el encarecimiento de la electricidad, del vestido y el calzado y de las gasolinas.

El subidón del precio de la luz amenaza la venta de eléctricos: cargar un coche cuesta un 140% más

Una consecuencia del subidón del precio de la luz es que ha disparado la falta de confianza de los consumidores a la hora de comprar un coche eléctrico, ya que cargar la batería cuesta 140% más que hace un año. Esto sumado al elevado coste de los vehículos y la baja infraestructura de recarga en las carretera podría provocar una caída de las ventas de vehículos en los próximos meses, pese a las ayudas que ha puesto en marcha el Gobierno para incentivar la compra de este tipo de vehículos.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), durante el año pasado el coste anual en electricidad que suponía la carga de un vehículo eléctrico en horario valle -esto es entre las 00:00 y las 06:00 horas- ascendía a 190 euros. Sin embargo, con la actual subida de los costes de la electricidad en el mercado mayorista, el precio ya roza los 450 euros, lo que se traduce en un 140% más.