La OMS sigue queriendo obtener el control de las políticas sanitarias nacionales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

A pesar de que la administración Biden ha perdido momentáneamente la batalla para otorgar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) poderes ilimitados para imponer una emergencia sanitaria a cualquier nación sin su consentimiento, continúan los esfuerzos para dar poder a la OMS a través de la extralimitación normativa,

En enero de 2022, la administración Biden propuso 13 enmiendas al Reglamento Sanitario Internacional que darían al director general de la OMS la autoridad unilateral para declarar una emergencia de salud pública en cualquier nación basándose en las pruebas que el director de la OMS elija.

Las enmiendas de gran alcance se presentaron en la agenda de la Asamblea Mundial de la Salud, el órgano de toma de decisiones de la OMS al que asistieron delegaciones de todos los estados miembros, que se reunió a fines de mayo. Pero la adopción de las enmiendas se estancó por la oposición de algunos gobiernos africanos y sudamericanos, especialmente el gobierno brasileño, dijo Alex Newman, un galardonado periodista internacional.

Pero la batalla no se ha terminado ya que estas enmiendas se incorporarán en el tratado internacional sobre pandemias que está siendo desarrollado por la OMS y los gobiernos miembros. Si este propósito no tiene éxito, se volverán a presentar enmiendas similares en septiembre, cuando se deba realizar la próxima ronda de enmiendas a las regulaciones de la OMS, dijo Newman en una entrevista del 10 de junio para el programa “Crossroads”.

Es un ataque a la soberanía nacional

El impacto más significativo de las enmiendas, si se aprueban, es que el director de la OMS “no necesitaría el consentimiento de la nación, o del gobierno al que se dirige, para declarar una pandemia o una emergencia sanitaria de interés internacional”.

“Esto claramente es un ataque a la soberanía nacional de las naciones y la capacidad de los pueblos para gobernarse a sí mismos”, dijo.

Una OMS “increíblemente turbia”

“Es muy, muy difícil averiguar qué sucedió exactamente [durante la reunión de la asamblea]”, dijo Newman. “El Dr. Tedros y otros han sido muy abiertos sobre su deseo de que la Organización Mundial de la Salud tenga nuevos y amplios poderes. Quieren convertirse en el mecanismo central de coordinación para todos los problemas de salud internacional”. También les gustaría tener “la capacidad de sancionar a las naciones que no cooperen con la agenda de la OMS”, agregó.

En su discurso de apertura ante la junta ejecutiva de la OMS en una reunión el 24 de enero de 2022, Tedros describió las cinco prioridades de la organización para los próximos cinco años. “La quinta prioridad es fortalecer urgentemente a la OMS como la autoridad líder y directiva en materia de salud mundial, en el centro de la arquitectura sanitaria mundial”, dijo.

El panel, según sus documentos, exige amplios poderes nuevos para la OMS

“Quieren que la OMS tenga independencia política y financiera. Esa es solo otra forma de decir que no quieren que los gobiernos nacionales puedan interferir con lo que está sucediendo allí”.

Según este plan, la OMS asumiría el rol de ministerio de salud global para todo el planeta, similar al rol que desempeñan el Departamento de Salud y Servicios Humanos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos, explicó Newman.

Además, el término “crisis de salud pública” se ha ampliado para abarcar el racismo, el cambio climático y la violencia armada, señaló Newman.

“Si todo es una crisis de salud pública y la OMS es el mecanismo principal para hacer frente a las crisis de salud, entonces casi todo queda bajo la jurisdicción de la OMS”.

Newman dijo que, en su opinión, tratar estos otros problemas como una crisis de salud pública sería “la [punta del iceberg] para controles muy draconianos sobre esencialmente todas las áreas de la vida”.

Aumenta la oposición a la extralimitación de la OMS

Los medios de comunicación no suelen informar sobre las reuniones de la OMS y muy pocas personas les prestan atención, pero las enmiendas propuestas han suscitado una oposición significativa a nivel estatal y federal. “Varios legisladores y expertos legales han señalado esto: esto no es constitucional. El gobierno federal no tiene la autoridad para administrar su atención médica o determinar qué tipo de políticas deben implementarse en materia de salud”.

El radical ‘tratado pandémico’ de la OMS es una peligrosa extralimitación globalista. Los partidarios de conceder a la OMS poderes supranacionales sobre las políticas sanitarias están tratando de avanzar rápidamente con esta agenda antes de que la oposición gane una fuerza crítica.

(Con información de The Epoch Times)