“La Masonería colaboró con EE.UU., Gran Bretaña y Francia para luchar contra el Imperio español”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El historiador Mario Escobar añade que “el gran problema de Hispanoamérica no fue la herencia española, fue la visión torpe y mezquina de unas élites que no han querido desarrollar a sus pueblos y los han mantenido en un retraso increíble”.

En la entrevista, el historiador explica la influencia de esta sociedad secreta en la caída del imperio español: «Colaboraron en la caída del Imperio español, aunque de la misma forma que lo hicieron otros tantos ‘lobbys’ de la época».

«La Masonería tuvo una gran importancia tanto en la Guerra de la Independencia (española) como en los movimientos independentistas americanos. De hecho, muchos de los que se vieron obligados a huir de España tras la restauración de la monarquía se unieron a los procesos independentistas del otro lado del Atlántico. También colaboró de una u otra forma con Estados Unidos para arrebatarnos Cuba, Puerto Rico y Filipinas», afirma.

En concreto, durante la Guerra de la Independencia, “hubo influencia de la Masonería británica, que estaba en contra de Francia. Tiene cierta lógica. Al final, el apoyo inglés a los resistentes de Cádiz contra las tropas galas hizo que sus logias ganaran mucho peso en España”.

«Dentro de la Masonería española, algunos veían con buenos ojos la independencia (de los territorios españoles de América). Estaban en contra de la monarquía absoluta y de los imperios. Buscaban crear repúblicas. Un ejemplo es que favorecieron el golpe de Estado de Riego en 1820 para impedir la llegada de tropas hasta el otro lado del Atlántico», añade.

«La Masonería colaboró con EE.UU., Gran Bretaña y Francia para luchar contra el Imperio español y contra sus monopolios con las colonias. Querían abrir ese gigantesco mercado en el Caribe, Centroamérica… En muchas logias había comerciantes de calado que ansiaban participar en el comercio que se hacía al otro lado del Atlántico y obtener buenos réditos», apunta también.

Estados Unidos ha convertido estos países (hispanos) en un gran granero mediante el que conseguir materias primas baratas y hacer experimentos políticos de todo tipo

«Pero es importante entender que no lo hizo como un ente común. No es que la Masonería mundial luchara para destruir al Imperio español. Lo hicieron varias logias inglesas, francesas y estadounidenses apoyando de forma económica, moral y militar a los independentistas. Eran un grupo de influencia más que veían a nuestro país como un estorbo», añade.

“Porque su objetivo en América a nivel político era fomentar la división y convertir Centroamérica en varios estados más fáciles de dominar desde el exterior por pequeñas oligarquías. En ese sentido, la visión de los primeros masones como Miranda, que querían unir todos los territorios latinoamericanos, se vio fagocitada por las logias que preferían la atomización. Rompieron esa idea panamericana y convirtieron la zona en un complejo sistema de artificiales repúblicas que contribuyeron al retraso de Hispanoamérica y permitieron su posterior control efectivo por Estados Unidos”, prosigue.

E incide en la idea del ‘retraso’: «Sí. Esto se lo dedico al presidente de México (Andrés Manuel López Obrador): el gran problema de Hispanoamérica no fue la herencia española, fue la visión torpe y mezquina de unas élites que no han querido desarrollar a sus pueblos y los han mantenido en un retraso increíble. Y con el apoyo efectivo de Estados Unidos, que ha convertido estos países en un gran granero mediante el que conseguir materias primas baratas y hacer experimentos políticos de todo tipo. Esas logias que había en las pequeñas repúblicas recién fundadas trabajaron a favor de la Casa Blanca y en contra de los intereses nacionales de sus propios pueblos».

( Mario Escobar Historia de la Masonería en Estados Unidos| ABC | Hispanidad)