«La manifestación del 8O de 2017 puso nervioso a Rajoy»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La rebelión de la Generalidad fue un golpe a la Nación española. Contrariamente a la extendida opinión de que supuso un golpe de Estado, en realidad fue algo más grave.

El golpe de Estado tradicional ataca a lo constituido: a la forma del Estado, a la forma de Gobierno o al propio Gobierno para derribarlo. Sin embargo, la agresión de la conjura de las instituciones regionales catalanas se dirigió contra la unidad de lo que sustenta a todo lo constituido y que es lo constituyente: la Nación, la reunión de todos los españoles.

El periodista Javier Torrox ha escrito ‘Golpe a la nación: crónica de una conjura consentida’, un libro fundamental en el que examina los antecedentes que condujeron a la crisis y hace un relato pormenorizado de los acontecimientos de las ocho semanas de la rebelión golpista.

«La manifestación del 8 de octubre de 2017 hizo temblar a la Generalitat y a Moncloa. Lo que se vivió aquel día fue la nación española tomando conciencia de sí misma y de su capacidad para aplastar la rebelión nacionalista»

Las acciones políticas de los rebeldes nunca recibieron contestación. El Gobierno de España las consintió todas. Su pasividad amparó la escalada de tensión hasta el punto de que el Rey denunció su inacción en un mensaje televisado.

(Luis Balcarce. Periodista Digital)