Las Fuerzas de Seguridad, en alerta por las manifestaciones convocadas para este fin de semana

El objetivo es “tomar la calle” durante la precampaña y campaña de las elecciones autonómicas en Madrid del próximo 4 de mayo. Grupos de distinto signo tienen previsto organizar manifestaciones y concentraciones no comunicadas a la Delegación del Gobierno como forma de presión desde la extrema izquierda y los movimientos antisistema contra el centro derecha que actualmente gobierna en la Comunidad.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes de la investigación, no consta que los partidos de izquierda que concurren a los comicios, como Podemos, estén alentando este tipo de movilizaciones, sobre todo después del incidente provocado por Pablo Echenique cuando publicó un mensaje de apoyo a los que provocaban graves disturbios en la capital de España. Aquello tuvo un efecto contrario al que se pretendía y originó acciones judiciales contra el portavoz de la formación morada.

Otra cosa es que el mantenimiento de un clima de tensión en la calle pueda beneficiar a alguna de esas formaciones, por la imagen descontento generalizado que se pretende transmitir, cuando sólo es una minoría la que participa en las algaradas.

En alerta por la posibilidad de disturbios

Este fin de semana se van a celebrar en Madrid dos manifestaciones. La del sábado, entre Atocha y Sol, sede la Comunidad de Madrid, y pasando por las proximidades del Congreso de los Diputados, cerca de la Plaza de Neptuno, es la que más preocupa a los responsables policiales.

Cartel de convocatoria de la manifestación "Sobran los motivos" de cara a este sábado, 20 de marzo
Cartel de convocatoria de la manifestación «Sobran los motivos» de cara a este sábado, 20 de marzo

Está convocada, como las que originaron los graves disturbios del mes pasado, por el Movimiento Antirrepresivo de Madrid (MAR), un grupo que en sus orígenes se movía en el entorno de Podemos.

Según las citadas fuentes, los organizadores han comentado que no tienen intención de atacar a los agentes de las Fuerzas de Seguridad pero que, si alguno de los asistentes lo hace, no se van a oponer, que es tanto como anunciar que habrá disturbios.

A la convocatoria se han sumado varios grupos anarquistas y un colectivo denominado Coslada Antifa.

Desde la delegación del Gobierno, en estrecho contacto con los responsables de las Fuerzas de Seguridad, se prepara desde hoy el dispositivo para evitar que los manifestantes no lleguen a salir de Atocha, con el fin de evitar males mayores y, sobre todo, que no puedan llegar a las proximidades del Congreso de los Diputados y la sede de la Comunidad de Madrid.

Piedras, piquetas y artefactos incendiarios

Es habitual que algunos de los asistentes a este tipo de actos ilegales, como ha quedado demostrado por lo ocurrido en los disturbios del mes pasado, porten mochilas en las que llevan piedra, piquetas para romper las aceras y obtener adoquines, artefactos incendiarios, etcétera, con el fin de hostigar a los agentes antidisturbios. Se va a poner especial atención en detectar a estos individuos con el fin de evitar que puedan materializar sus intenciones.

El MAR, tras el fracaso de la concentración que convocó el 21 de febrero en la Plaza del Callao de Madrid, ha estado celebrando reuniones en casas okupadas con el fin de dinamizar a sus simpatizantes y lograr que manifestación de Atocha del sábado reúna al mayor número de asistentes.

Los expertos policiales calculan que pueden reunir entre 1.000 y 1.500 individuos y el dispositivo que tendrán enfrente será el adecuado para evitar incidentes y, si se producen, reprimirlos con acciones adecuadas y proporcionadas.

En Callao, se procedió a identificar al mayor número de personas de las que se iban concentrado y fue una de las razones por las que no se produjeron incidentes, ya que una persona a la que ya se le ha tomado la filiación se lo piensa más de una vez antes de participar en disturbios. De acuerdo con la legislación vigente, si alguien no lleva, o no lo quiere enseñar, un documento oficial (DNI, carnet de conducir, pasaporte…) se le conduce a comisaria para proceder a su identificación.

Calentando la precampaña

Aunque la disculpa para la manifestación, como ha ocurrido en otras ocasiones, el encarcelamiento de Pablo Hasel, lo cierto es que la convocatoria coincide con la precampaña electoral de las elecciones autonómicas de Madrid que ya están siendo “calentadas” desde la extrema izquierda con afirmaciones que vinculan a las formaciones de centro derecha con el “crimen” y la “apología del terrorismo”

Los convocantes del MAR señalan que “sobran los motivos, demasiado hemos callado ya. Impidamos al estado negarnos nuestros derechos y libertades organizándonos y saliendo a la calle”. Han publicado un manifiesto en el que afirman que “hemos perdido el miedo. No vamos a parar y esta vez no nos conformaremos con falsas promesas. Eso sí, queremos ser muchos”.

Concentraciones del mismo signo que la de Madrid han sido convocadas, también para el sábado, en Gijón, Málaga, Gerona, Zaragoza, Lérida, Tarragoza, Cáceres y León.

Por lo que respecta a la manifestación del domingo, en la que no se prevén disturbios, aunque todo puede pasar en función de lo que ocurra el día anterior, ha sido convocada bajo el lema “Nos están matando” y va contra el “sistema capitalista y el Régimen del 78”.

La asistencia será, en principio, más reducida que la del sábado y los que la organizan la han comunicado, según dicen, hasta en tres ocasiones a la delegación del Gobierno, que no la ha autorizado por razones sanitarias derivadas de la pandemia.

El operativo policial

Aseguran que reúnen a 120 colectivos que lucha por los “derechos sociales, servicios públicos y la libertad de expresión”.

El itinerario elegido, entre la Puerta del Sol y la Plaza de Oriente, y la hora, las 12.30 de un domingo, conlleva ciertos riesgos ya que se trata de una zona en la que suele haber, como cualquier día festivo, miles de ciudadanos que pasean o acuden a los establecimientos comerciales.

Los manifestantes se van a mezclar con personas que nada tienen que ver con la convocatoria y no se puede descartar algún incidente entre quienes se sientan molestos por la presencia de unos individuos que, en definitiva, interrumpen lo que es una jornada para pasear y descansar.

También en este caso, la Delegación del Gobierno desplegará el correspondiente operativo policial por si lo que se presenta como pacífico, deriva en acciones violentas o contra los ciudadanos por parte de los convocantes o de grupos extremistas que se sumen a la manifestación.

(J.M. Zuloaga. Diario La Razón)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *