En Defensa de España | Paco Álvarez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Tenemos tantos frentes abiertos, tantos agujeros en la presa, que uno no sabe ni a dónde acudir para intentar que la inundación, que la riada de despropósitos y desgobierno, no nos lleve montaña abajo… pero como por algún sitio hay que empezar a cortar la tela, hoy me gustaría señalar una de esas noticias que en los medios “oficiales” regados por dinero gubernamental, pasan con cuidado o ni mencionan. Me refiero a la noticia que afirma que el Senado español de España, votó el pasado primero de julio en contra de “defender el legado español en USA” tal como promovía una propuesta del PP apoyada por Vox, UPN y Ciudadanos.

No es broma. 149 votos contra esta propuesta han demostrado que a la mayoría de los senadores que actualmente pululan (o sin pulular, cobran) por la cámara alta, les importa un pepino la memoria de España. No así la mal llamada memoria histórica, la memoria trans, la memoria racista, la vegana y cualquier otra que se invente la hiprogresía de turno. Volveremos a esto, pero mientras tanto…

Vivimos en la época de los “perjudicados”, de los “ofendiditos”. No sólo en España, en todo el mundo, el estúpido movimiento llamado “woke” busca borrar cualquier atisbo de cualquier cosa que pueda ofender a cualquiera, incluso a gente que no sabía que estaba siendo perjudicada, porque los wokes, los giliprogres de turno, dedican su subvencionado tiempo a buscar diferencias que puedan dividir nuestra sociedad múltiple buscando “ofendibles” y encontrando que los calvos pueden sentirse ofendidos por determinada marca de atún que los señala como tales o que las personas que han perdido un dedo pueden sentirse ofendidos porque Mickey Mouse sólo tiene cuatro en cada mano.

Esos “ofendiditos” son normalmente lo que ahora también se llama la “nueva izquierda” que en vez de defender causas verdaderas de discriminación social, como por ejemplo, la igualdad de la mujer en Irán o la Democracia en Venezuela, defienden la memoria de los indígenas en países democráticos o la igualdad gay en países donde los gays gozan de los mismos derechos que el resto de los habitantes. Es decir protestan por algo que no existe, que se inventan ellos o que hasta hoy nadie había pensado, en lugares donde les dejamos protestar. Por ejemplo, hemos visto protestas porque a las vacas se les ordeñe la leche… o no hace mucho tiempo, porque las gallinas eran “violadas” por los gallos. No es de risa, porque luego el gobierno da dinero a todas las causas absurdas que puedan dividir a nuestra sociedad, apuntalándolas. Por ejemplo hay “bibliotecas de género” financiadas por la Administración, donde todos los libros han sido aprobados por la santa inquisición feminista, que también se encarga de decir qué canciones pueden sonar en las fiestas municipales y cuáles no, porque ofenden. En general, todas las de amor ofenden, porque la ideología de la “nueva izquierda” es la del odio. Por eso nos llaman “fascistas” a todos los demás.

Mientras Simón, un tío con cargo y mando, dijo (31 enero): “España no va a tener más allá de algún caso diagnosticado”, (13 febrero): “El número de nuevos casos en el mundo está en descenso”, (4 marzo): “Yo deseo que el 8-M, si la gente está sana, y está sana, tenga un gran éxito la manifestación”, (7 mayo): “No sabemos si se debe (5.000 muertos) a un accidente de tráfico enorme”, (4 junio): «No es sensato decir que hay 43.000 muertos», (19 junio): «Nos faltan 13.000 muertos, pero por el momento no podemos ubicarlos». Éste, el de los aciertos, el preclaro, el prócer, es portada de “Lo País semanal” montado en una moto (más grande que él) y con cazadora de cuero… “Ha vuelto el hombre”, “Abrotano Macho”, “Simón dice”; el héroe de los de la “nueva izquierda” el adalid de los errores y portavoz de la voz de su amo.

Mientras piden monumentos, camisetas y premios para este señor que no acierta ni cuando se equivoca (miedo me daría cruzármelo en la carretera), esos mismos que aplauden el error y nos dicen qué es lo que debemos de “escuchar, leer, ver y pensar” para no ofender a nadie, van vandalizando las estatuas de cualquiera, en USA y también aquí, que muy comunistas, muy comunistas, pero en cuanto pueden, imitan todo lo que sea American Way of Life incluyendo en esto la protesta por el racismo ajeno.  Hemos visto que las estatuas de Colón son derribadas, como las de san Junípero, que a Cervantes se le tiñen de pintura roja los ojos y se le escribe “bastardo” en el pecho, hemos visto incluso que a Fleming se le pinte “Asesino” ¿? con spray en su busto de bronce. Pero es normal que quieran destruir las estatuas de los héroes de nuestra civilización, porque los “buscadores” de perjudicados lo que de verdad quieren, es acabar con nuestra civilización. Lo que no es normal es que no nos defendamos. Por cierto que me devano el seso pensando a quien perjudicó Fleming… ¿a las bacterias?, pobrecitas, también tienen su corazoncito…

Pero bueno, las instituciones, con “El Gobierno de España” al frente, se aprestan a la defensa de la civilización occidental, ¿no? … Pues va a ser que no.

Los nacionalistas votaron en contra en el Senado alegando que: crearía “tensiones innecesarias” (se ve que pedir la secesión de España no las crea), que era una moción “absolutamente infumable” (no como lo que fuman ellos) o que hay “nomenclaturas franquistas en algunos puntos de España” que hay que solucionar antes. (Anda que el día que superen la muerte de Franco…).

Pero… ¿y el partido del gobierno? ¿Ese que se llama español en su última sigla?

Pues ellos opinan que defender el legado de España en USA es “un modelo de patriotismo que no compartimos”, que el asunto de las estatuas derribadas o vandalizadas “no es un ataque contra España” y alegan alguna otra insensatez nacida de su poco ponderada estulticia.

Hombre, no han quemado la bandera, ni fotos del Rey, como hacen sus apoyos gubernamentales, pero creo que si en Logroño pintáramos de rojo una estatua de Shakespeare, el Reino Unido protestaría (y con razón) y si derribáramos una estatua de Abderramán, habría manis contra España en todo el Islam… pero nosotros tranquilos, que ya sabemos quién NO nos va a defender. Propongo que quiten la E de sus siglas: “PSO”, ya que su “patriotismo” tampoco lo compartimos los españoles de bien, que otra vez, nos toca defendernos solos, porque el gobierno sólo se preocupa de seguir en el gobierno y claro, aunque los intereses nacionales estén en juego, cómo va a votar contra los sediciosos y secesionistas que le apoyan…

Paco Álvarez | Escritor