Élites empresariales americanas se han convertido en testaferros de China

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las prácticas comerciales abusivas de China, los abusos de los derechos humanos y la agresión territorial han sido difíciles de frenar, en parte debido a la falta de alineación entre los líderes políticos de las naciones democráticas, por un lado, y las élites empresariales occidentales que participan en el comercio con China y que se convierten en lobista pro-chino,  por otro.

Los ejecutivos estadounidenses y europeos tienden a permitir que los líderes de Beijing les hagan creer que el gobierno de China es su amigo, y cambiar esta falsa sensación es de suma importancia para proteger la seguridad nacional y los intereses económicos y políticos de las potencias occidentales, dijeron los expertos.

Titulada “Defender las economías occidentales contra las prácticas desleales de China”, la audiencia contó con un largo testimonio del representante Darin LaHood (R-Il.), quien lanzó una dura advertencia sobre lo que considera el peligro que China representa para el mundo. “China es una amenaza existencial en muchos sentidos: desde el punto de vista de la seguridad nacional, desde el punto de vista económico, desde el punto de vista comercial, desde el punto de vista cibernético. Lo digo a menudo: China tiene un plan para reemplazarnos, en lo económico, en lo militar”, dijo LaHood.

Estrechos lazos económicos entre EEUU y China

Pero aunque los gobernantes de Beijing albergan ambiciones contrarias a los intereses de Estados Unidos, los estrechos lazos económicos entre las potencias impiden a menudo que algunas personas vean la cuestión con claridad, argumentó LaHood.  Teniendo en cuenta estas realidades, existe una evidente desconexión entre gran parte de la retórica que se escucha en el Congreso, donde los legisladores piden una mentalidad de Guerra Fría para contrarrestar la amenaza del PCCh, y la realidad cotidiana de una estrecha asociación económica entre los trabajadores estadounidenses y las empresas chinas.

La dimensión psicológica
Las élites chinas se han vuelto muy expertas en halagar los egos de los líderes y representantes empresariales estadounidenses y en mantener la relación económica profundamente arraigada y en desacuerdo con los objetivos políticos de Estados Unidos, dijo James Palmer, subdirector de Foreign Policy, una revista con sede en Washington. Los empresarios estadounidenses se sienten arrastrados por la “atracción gravitatoria” de un mercado chino de 1300 millones de consumidores y el enorme potencial comercial que ven en él, y el atractivo de los enormes beneficios enmudece la reacción de los líderes empresariales estadounidenses ante los abusos desenfrenados, como el robo de la propiedad intelectual (PI), dijo.

“Hemos visto una falta de voluntad para cooperar con el robo, pero nada de eso disuade realmente a las empresas de querer entrar en el mercado [chino], para obtener los beneficios de la mano de obra barata, y de la mano de obra barata sin obstáculos por parte de los sindicatos, porque si hay algo que el PCCh odia, son los sindicatos”, dijo Palmer.

Cuando los empresarios estadounidenses viajan a China, a menudo se muestran susceptibles a las garantías sobre la centralidad de la asociación económica entre Estados Unidos y China y a los halagos sobre su propio papel en el mantenimiento de la misma, sugirió Palmer. Es importante observar de cerca la forma en que el PCCh ha elegido a los ejecutivos occidentales para este tipo de estratagemas psicológicas, dijo. “Y luego vuelves y dices en [Washington] D.C., oh, los chinos son realmente gente tan razonable. Y te conviertes de hecho en un lobista” para el PCCh, añadió.

China impide la colonización ideológica de EEUU

Esto ocurre cuando los funcionarios chinos sufren una “paranoia interna” sobre la influencia de Estados Unidos, o lo que los líderes del PCCh consideran una “infiltración cultural y económica estadounidense”, continuó. Un ejemplo de esto es evidente en la industria del entretenimiento, donde las películas hechas en Estados Unidos tienen dificultades para superar la censura a los productos cinematográficos.

“Durante años, Hollywood fue un excelente ejemplo de industria estadounidense que hacía todo lo que decía Beijing para tener acceso, pero ahora son tan pocas las películas que obtienen permiso para entrar en China que esto está empezando a tener un efecto en Hollywood”, dijo Palmer.

(Con información de The Epoch Times)

Únete a nuestro canal de Telegram de Adelante España para recibir diariamente las últimas noticias haciendo click aquí