El PSOE impulsa la reforma para poder votar a los 16 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El PSOE impulsa una reforma para rebajar la edad de voto a los 16 años. Una medida en la que Podemos es el principal abanderado.

Ponencia política Congreso PSOE

En pleno declive electoral del PSOE, el Partido Socialista empieza a buscar nuevas fórmulas para ampliar el caladero de votos. Una de ellas es la reforma para poder votar a los 16 años.

Esta propuesta forma parte de la ponencia política que será presentada – y presumiblemente aprobada- en el próxmo congreso del PSOE en Octubre. De hecho se recoge ya como una propuesta prioritaria, al considerar que «se debe abrir el debate sobre la posibilidad de otorgar el derecho de sufragio activo y pasivo a las personas jóvenes de 16 y 17 años».

El marco de la propuesta sería la subcomisión de la Comisión Constitucional que, en marzo, se creó en el Congreso de los Diputados para estudiar posibles cambios en la ley electoral. La iniciativa contó con el apoyo de todos los partidos, salvo Vox.

Una reclamación de ERC

La rebaja de la edad de voto es también una vieja reclamación de ERC. El partido separatista presentó la iniciativa en varias ocasiones en las Cortes Generales. La última, en el Senado, donde se debatió el pasado octubre y se rechazó con el voto, entre otros, del PSOE, que acusó a los independetistas de haber presentado la propuesta a pocos meses de las elecciones catalanas.

Los socialistas quieren también la ampliación del sufragio de los inmigrantes.

Los jóvenes no son el único objetivo para el partido de Pedro Sánchez. Los socialistas quieren que los inmigrantes con permiso de residencia y sin nacionalizar puedan empezar a votar en España.

La petición se recoge en un documento presentado en el Senado, de cara a la Ponencia de Estudio sobre el Fenómeno Migratorio de Manera Integral. El voto sería para las elecciones municipales y permitiría decidir la gobernabilidad de las ciudades españolas a “las personas extranjeras residentes en España, además de «todas las personas residentes en España que, sin haber adquirido la nacionalidad española, tengan la condición de ciudadanos de la Unión Europea».