El PSOE entra en pánico, exige una «reflexión profunda» y que no se haga la política del avestruz

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Los socialistas reavivan sus diferencias tras los resultados en Andalucía: una parte importante del partido teme que el acercamiento a los independentistas frustre sus expectativas electorales en las autonómicas y exigen una «reflexión profunda», mientras Ferraz descarga la responsabilidad en Andalucía y evita la autocrítica

Pero ante esto, el PSOE ha decidido hacer la política del avestruz, y se ha refugiado en la nula autocrítica. El objetivo es reducir este fracaso al territorio andaluz y que sus efectos no lleguen a La Moncloa. Pero ya es tarde, muy tarde. La sensación de «cambio de ciclo» avanza por cada territorio reconquistado por la derecha hasta cercar a Pedro Sánchez. «Todo se puede reconducir», dicen fuentes gubernamentales, que ya se centran en analizar si el voto prestado a Juanma Moreno en las autonómicas, puede trasladarse a las municipales y generales del curso que viene. Aún queda un año. Cercano en el calendario, pero un abismo en política. Y precisamente a la velocidad a la que se suceden los acontecimientos se aferran en el Gobierno para intentar dar la vuelta a las malas perspectivas.

Temor en el PSOE

Pero el temor al efecto contagio ya recorre el PSOE, en el que se ha desatado el pánico por la suerte que se pueda correr en el siguiente proceso electoral, a la vuelta de la esquina, el próximo mes de mayo. Desde algunos territorios se llama, sin paliativos, a hacer «una reflexión profunda» y «un análisis serio y riguroso». En el partido no han sentado bien algunos de los diagnósticos que se han hecho públicamente en las últimas horas y llaman a «desterrar la autocomplacencia y la soberbia» que han percibido en esos juicios.

La estrategia de «miedo a Vox está agotada»

Al menos, en privado, hay cargos del partido que sí reconocen que la estrategia de «miedo a Vox» que alentaron durante toda la campaña «está agotada» y que ya no opera en Andalucía, donde, tras la victoria de Juanma Moreno, tocará construir una «alternativa» desde la izquierda para ganar al PP. También aseguran que el que fuera su bastión histórico «ha cambiado sociológicamente» y que la teoría del voto cautivo es infundada. «Hay más facilidad para el cambio de voto», señalan.

(Con información de la Razón)