El as en la manga del todavía presidente de EEUU es un decreto de emergencia nacional que le permite actuar contra injerencias extranjeras.

Los cientos de abogados dedicados a demostrar el fraude generalizado en las elecciones estadounidenses del pasado 3 de noviembre continúan reuniendo pruebas sobre la influencia del software Dominion, utilizando en 2.000 jurisdicciones de 30 estados. El exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, uno de los dos principales portavoces del equipo jurídico, subrayó la semana pasada en el programa del veterano Lou Dobbs la naturaleza extranjera del sistema informático. Afirmó que «Dominion es propiedad de otra compañía, Smartmatic, a través de una intermediaria llamada Indra. Fue creada en 2002 o 2003 por tres venezolanos muy cercanos al dictador Hugo Chávez, y se montó con el fin de amañar las elecciones de Venezuela. Dominion es una empresa canadiense, pero todo su software es de Smartmatic. Así que todos los votos van a Barcelona a través de Indra», como recoge Elena Berberana en Libertad Digital.

La fiscal Sidney Powell, la otra portavoz principal, entrevistada el domingo por María Bartiromo en Fox, reconoció encontrarse «recopilando evidencias de varios denunciantes que están al tanto de importantes sumas de dinero dadas a familiares de los funcionarios estatales que compraron el software». Al ser repreguntada respondió: «En primer lugar, nunca digo nada que no pueda demostrar. En segundo lugar, las pruebas llegan tan rápido que ni siquiera puedo procesarlas todas».

Va más allá del esclarecimiento del fraude electoral

La irregularidad en el uso de sistemas informáticos gestionados desde otros países, dicho de otra manera, la intromisión extranjera en las elecciones del 3 de noviembre, no es una línea de investigación repentina ni inesperada para los abogados de Trump, siquiera para él mismo. Que Giuliani y Powell pongan el foco en Dominion y Scytl no es casual.

La muestra más sólida, clave para entender el proceso que se desarrollará en las próximas semanas a un ritmo frenético, el proceder del equipo de juristas, la actitud del presidente y, cómo no, la de sus enemigos, es la Orden Ejecutiva sobre la imposición de ciertas sanciones en el caso de interferencia extranjera en una elección en los Estados Unidos, firmada el 12 de septiembre del 2018 por Donald Trump.

El primer párrafo no deja espacio a la duda. La razón de ser de la norma es «la capacidad de personas ubicadas, en su totalidad o en parte sustancial, fuera de los Estados Unidos de interferir o socavar la confianza pública en las elecciones estadounidenses, incluso mediante el acceso no autorizado a la infraestructura electoral y de campaña o la distribución encubierta de propaganda y desinformación».

Se celebraron durante un estado de emergencia nacional

El decreto, ignorado por los grandes medios de comunicación, más ocupados en influir que en informar, además de señalar la amenaza y de exponer las sanciones potenciales, declara el estado de emergencia nacional, todavía vigente desde hace más de dos años, bajo el que se celebraron las elecciones. Un cambio radical, determinante del proceso ya tan judicial como electoral en el que está inmerso el país.

La orden ejecutiva otorga al Departamento de Justicia el poder de despojar sin juicio previo, sin la presencia de un solo juez en el proceso, de «todos los bienes e intereses sobre bienes que se encuentren en los Estados Unidos, que en lo sucesivo se encuentren dentro de los Estados Unidos, o que están o en el futuro estarán en posesión o control de cualquier persona de los Estados Unidos» a cualquier persona extranjera por, entre otras causas, «haber participado, patrocinado, ocultado o haber sido cómplice directa o indirectamente de la interferencia extranjera en unas elecciones de los Estados Unidos; haber asistido materialmente, patrocinado o proporcionado apoyo financiero, material o tecnológico» a la intromisión.

En otras palabras, el decreto permite a la Administración Trump expropiar no sólo los activos de empresarios y políticos implicados. Lo que es más importante: también nacionalizar empresas y fundaciones, por muy grandes y conocidas que puedan ser. Es un traje a su medida.

La lista de sancionados potenciales es tan extensa e incluye a personas e instituciones tan poderosas que la existencia de la orden ejecutiva explicaría la virulencia de medios y empresas tecnológicas ante toda voluntad de esclarecer el fraude, si no fuera por su saña desde años antes del 12 de septiembre de 2018. Seguramente, ya conocedores de la postura de Donald Trump respecto a lo que él llama la ciénaga de Washington sus dudas sobre la limpieza de las elecciones estadounidenses, públicas mucho tiempo antes de 2018 a través de infinidad de entrevistas y de las mismas redes sociales que hoy le censuran.

(A. O’Mullony. Libertad Digital)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *