El confinamiento, además de ser ilegal, apenas redujo las muertes por covid, según la Universidad Johns Hopkins

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El confinamiento apenas redujo las muertes por covid, según la Universidad Johns Hopkins

Una vez más ha quedado demostrado que el único objetivo del confinamiento fue la de eliminar las libertades personales y sociales así como destruir las economías de las naciones. Si ya jurídicamente el tribunal supremo anuló los 2 estados de alarma, ahora se a demostrado que, además, a nivel médico no sirvió para nada, ya que redujo la mortalidad tan solo un 0,2%

Una investigación realizada por miembros de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (EEUU) concluye que los confinamientos y las restricciones de movilidad han tenido poco o ningún efecto en la salud pública, y una casi nula efectividad en cuanto a la reducción de la mortalidad por Covid-19. Sin embargo, estas medidas sí han supuesto enormes costes económicos,  sociales y de restricción de libertades allí donde han sido adoptadas. 

En efecto, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins, los confinamientos en los Estados Unidos o en Europa (véase España) tuvieron poco o ningún impacto para reducir las muertes producidas por la covid,

Para llegar a esta conclusión, el equipo liderado por Steve Hanke, cofundador del Instituto de Economía Aplicada de dicha universidad, examinó 18.590 estudios, usando al final 24 papers.

Caso de España

El primer estado de alarma obligó a los españoles a permanecer en sus casas durante casi tres meses y esa circunstancia sólo redujo la mortalidad en un 0,2%, de acuerdo con el análisis realizado. Esto es, no sirvió para nada, y solo para que el Gobierno socialcomunista eliminase las libertades y aprovechase ese tiempo para legislar como quiso. «No encontramos ninguna evidencia de que los confinamientos, cierres de colegios, cierre de fronteras y la limitación de las reuniones hayan tenido un efecto apreciable en las muertes producidas por la covid», dicen los científicos.

El estudio va más allá del confinamiento, hace referencia a cualquier mandato gubernamental que restringe directamente las posibilidades de movimiento de las personas (NPI), como las políticas que limitan el movimiento interno, cerrar escuelas y negocios, y prohibir los viajes internacionales.

Efecto devastador en la economía

La investigación también señala que los confinamientos sí que tuvieron, en cambio, efectos devastadores en la economía y la salud mental. «Provocaron una notable reducción de la actividad económica, aumentando el desempleo, reduciendo la afluencia a las aulas escolares, causando disturbios políticos, contribuyendo a la violencia doméstica y socavando la democracia liberal», concluye el estudio.

Conclusiones

El estudio considera que estas medidas han contribuido a reducir la actividad económica, aumentar el desempleo, reducir la escolaridad, causar disturbios políticos, restricción de libertades y socavando la democracia. Y, por tanto, el estudio reclama una revisión de las políticas de confinamiento y bloqueo de movilidad, ya que estas estrategias están mal fundamentadas y deberían rechazarse como herramienta contra futuras pandemias.  Y es que el confinamiento perseguía otros objetivos