¿De pandemia a endemia o…? | Jacinto Seara

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Con el SARS-covid-19 surgieron en nuestras vidas muchas de las opiniones que hemos recibido, un bombardeo en el que científicos, acordes o no; políticos, y personal ajeno y con opinión en los medios de comunicación, incluidas las redes sociales, no nos dejaron ni pensar. Para unos era blanco; otros, gris, rojo, azul y hasta negro. Después de dos años de pandemia parece que se han aclarado un poco, aunque no del todo. Hay negacionistas con un buen currículum y gente normal que no están de acuerdo con lo que nos hicieron para evitarla, o lo que nos quieren hacer.

El virus no tiene, al menos que se conozca, repositorio animal de donde surja al contacto con el ser humano. Surgió en un laboratorio, subvencionado por algunas oligarquías americanas, lo que desconocemos es si se escapó (¿cómo?) o ha sido intencionado, lo que nos colocaría en una guerra bacteriológica que favorece a China y a las oligarquías del 20-30-50. Ningún virólogo, inmunólogo o especialista en la materia duda de que el virus contiene una cadena genética y serológica humana. Es diferente a los conocidos, rápida su mutación, aunque hoy, según los científicos, contagia más pero con menor virulencia y mucha menor letalidad. Por ello los científicos y los políticos se suman al carro y dicen que probablemente tendremos que aprender a convivir con él y que se va a convertir en un enfermedad periódica o endémica como la gripe. Si nos fiamos de lo que piensan los laboratorios vemos que están probando medicinas antivirales que lo combaten. No olvidemos que esto no debe permitir bajar la guardia, la gripe mata a muchas decenas de miles sólo en España.

¿Estamos en esta situación por la mutación del virus, o porque los oligarcas ya han comprobado que han iniciado el nuevo mundo, ese mundo nihilista en el que ellos serán los que mandan? Es una gran posibilidad, “cui prodest”. Ante esto, se está presentando otra alternativa en la que los que no tienen protagonismo se sublevan, y países como Rusia quieren que la situación no cambie y volvamos atrás. También personas normales se rebelan, protestan y las redes están llenas de ellas. ¿Dónde llegaremos? Pienso que la racionalidad nos devolverá una vida digna y con la recuperación de los valores que se han estado destruyendo durante décadas.

Jacinto Seara | Escritor