Congreso PSOE: más control del Estado, más impuestos, menos libertad y República

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Partido Socialista está celebrando este fin de semana su 40º Congreso. El partido de Pedro Sánchez reafirmará su deriva ideológica hacia Podemos, como se desprende ya del espíritu que vertebra la ponencia política. El documento, que escora al PSOE a su izquierda más extrema para entrar en competencia electoral con Podemos. En definitiva, más Estado y más intervención en la vida, la propiedad y la libertad de los ciudadanos.

Así se plasma en el epígrafe Un cambio en el modo de ser reformista, donde el partido admite su «reposicionamiento en el tablero político» poniendo «distancia» con la «vieja socialdemocracia en declive» donde se critica las «grandes alianzas con los partidos de centroderecha» que, según los socialistas, les conducen a «ser sólo un partido de gobierno dedicado a gestionar lo existente».

El partido de Sánchez critica finalmente que estas «grandes coaliciones» tuviesen como fin «minimizar la intervención del Estado, relajar la progresividad fiscal, privatizar todo lo posible la gestión de lo público, o desarmar cualquier barrera, justificada o no, al libre comercio internacional».

Más Estado e impuestos

El PSOE también tendrá que debatir varias enmiendas que piden un referéndum sobre la forma de Estado y avanzar hacia la III República. Decenas de enmiendas a la ponencia marco del 40º Congreso Federal del PSOE  defienden la república como modelo de Estado. El debate no es nuevo, es todo un clásico en los congresos socialistas donde las bases exhiben el alma republicana del partido presente en sus ya 142 años de historia.

Así, el Partido Socialista de Cataluña afirma directamente en una de estas enmiendas que la «reparación final» de la guerra y la dictadura es la «restitución del modelo republicano» en España y se debe conseguir entre todos los españoles.

«El deber de reparación no se acaba en el restablecimiento de las fortunas robadas por el alzamiento nacional, la guerra civil o la dictadura franquista, hay una reparación final y es la restitución del modelo republicano para nuestro país, debemos luchar para que la reparación final de nuestra sociedad sea la llegada de una nueva república para nuestro país, tenemos que conseguirla entre todos y todas», defienden los socialistas catalanes.

Juventudes Socialistas (JSE) también defiende la necesidad de un referéndum. En su enmienda expone que “el horizonte republicano debe formar parte de la estrategia partidista a largo plazo. Es una obligación moral que la propuesta de apertura de un proceso constituyente en nuestro país sea impulsada desde el PSOE. Los marcos legales vigentes no permiten la implementación efectiva del socialismo, por lo tanto, el PSOE, debe proponer a las Cortes Generales un referéndum consultivo, previsto en el Artículo 92 de la Constitución Española, para que el pueblo español ejerza libre y soberanamente su derecho a elegir su modelo de Estado”.

¿Qué otros debates ideológicos se darán?

La ponencia marco toca 12 ejes (desde la economía hasta la transición ecológica, las políticas de bienestar, los nuevos derechos, la España autonómica, la regeneración democrática o la igualdad), pero el debate se focalizará en algunas cuestiones sobre las que se han registrado numerosas enmiendas. De un lado, el capítulo de feminismo. El PSOE también vive la agitación que vive el movimiento a raíz del impulso de la ley trans que impulsó el Ministerio de Igualdad y que tanto costó pactar con la ya exvicepresidenta primera y responsable de Igualdad saliente del partido, Carmen Calvo. El feminismo clásico del PSOE se ha movilizado para separarse de un proyecto que rotulan como «de Podemos» y que, a su juicio, puede llevar al desdibujamiento de las mujeres. Otras enmiendas, inferiores en número, sí apoyan la autodeterminación de género.

En esta materia, hay cuestiones también candentes, como la legalización de la prostitución. La dirección la defiende, pero no le pone fecha, consciente de que es un tema que queda fuera del programa pactado con Unidas Podemos. Hay propuestas que piden más rotundidad. La federación valenciana es de las más beligerantes (igual que el expresidente Zapatero) y presiona para que en esta legislatura se presente una ley integral para la abolición de la prostitución y que sancione a los clientes y proxenetas.

Para este 40º Congreso, volvieron las enmiendas clásicas que remiten a la historia republicana del PSOE. Pero la novedad radica en que hay propuestas que plantean investigar al rey emérito que la Corona gane en transparencia. Consciente de que ese debate está abierto en el partido, Sánchez lanzó este jueves en La Sexta un mensaje que iba un paso más allá de las declaraciones públicas hechas hasta ahora: que Juan Carlos I dé «explicaciones» sobre sus presuntas actividades irregulares.

También hay otros temas sobre la mesa: la deslocalización de instituciones del Estado (otro punto en el que Valencia se muestra belicosa), el agua, la financiación autonómica, los toros, el pasado colonial español, los avances en laicidad, la derogación de la reforma laboral, la recuperación de la «plurinacionalidad» del Estado…