Colau vulneró el Código Ético del Ayuntamiento al contratar a dedo a la pareja de una concejal

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Comité de Ética del Ayuntamiento considera que el nombramiento de Alicia Ramos es «un daño al prestigio y la imagen pública» del consistorio

Contestación del Comité de Ética 

«Es un hecho que se ha producido el nombramiento de una persona que era pareja en su momento de la concejal adscrita a la misma Tenencia de Alcaldía donde se tenía que incorporar dicha persona y, por lo tanto, que el caso se podría tratar a primera vista como un conflicto de interés, algo reprobable según la citada normativa», apunta textualmente la resolución. El texto añade, además, que no se presentó «ninguna razón ni documento» que acreditara el fichaje de Ramos y que ambas implicadas en este caso de influencias pertenecen al mismo partido, Barcelona en Comú.

«Modus operandi institucionalizado»

Ramos fue nombrada en septiembre de 2020 por Colau como asesora de la Cuarta Tenencia de Alcaldía, la misma en la que trabaja Lucía Martín (como concejal de Vivienda y Rehabilitación) con régimen de plena dedicación y sueldo. Poco después, el grupo municipal de Cs llevó el caso al Comité de Ética lamentando «el modus operandi institucionalizado en el Ayuntamiento consistente en nombrar personas con relaciones familiares o de afectividad como personal eventual de confianza». Pero este caso no ha sido unico. Al menos han existido otros dos casos más de contrataciones a afines.

El Código Ético y de Conducta del Ayuntamiento establece que existe un conflicto de interés cuando existen intereses personales, como pueden ser familiares, incluyendo los del cónyuge o persona con quien conviva en análoga relación de afectividad». En estos casos, se pide «inhibirse de participar en nombramientos» para evitar estos posibles conflictos de intereses. Con todo, a efectos prácticos, el incumplimiento de este reglamento no suele tener consecuencias.

(Con información del Diario Abc)