Claves del control extranjero en la bolsa española: Fondos árabes y creciente dominio de Blackrock y Vanguard

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Son los que controlan las principales empresas españolas: Además de BlackRock y Vanguard, los fondos de inversión de la élite globalista, Qatar y Arabia Saudí están muy presentes en nuestro mercado a través de empresas del Ibex35

El mercado español está en manos extranjeros. Y además, este dominio extranjero es cada vez mayor. Los fondos de inversión de las élites globalistas como BlackRock y Vanguard, así como fondos de capital soberano como Arabia Saudí y Qatar, controlan dominan las principales españolas. Y todo ello por un entreguismo por parte de los distintos gobiernos de España hasta una omisión de defender nuestros intereses que han hecho que seamos un país de lacayos al servicio de países extranjeros.

El monopolio de BlackRock y Vanguard

Así, en el último análisis realizado por el diario Expansión, quedó reflejado el poderoso dominio del capital extranjero en numerosas entidades del Ibex 35 y del Mercado Continuo español, destacando la sociedad de inversión BlackRock, que mueve alrededor de 30.000 millones de euros en acciones en nuestro mercado, seguido por los fondos estadounidenses Vanguard y Capital Group, que manejan entorno a 20.000 millones en cada uno. Pero es que, además, el principal accionista de BlackRock es Vanguard y el principal accionista de Vanguard es… BlackRock. Esto es, monopolio puro y duro.

Los países árabes: Quatar y Arabia Saudí

No sólo destaca el papel de los grandes fondos de inversión del globalismo, pues también han ‘irrumpido’ en el mercado español grandes fortunas de capital soberano de los países árabes. El mejor ejemplo de este tipo de operaciones es Telefónica, que vendió un elevado porcentaje de sus acciones a STC Group, un fondo controlado por la familia real de Arabia Saudí.

El caso de Telefónica no es el único en nuestro país, pues  Iberdrola también tiene como máximo accionista a un fondo soberano extranjero, en este caso de Qatar, que a través de Qatar Investment Authority (QIA) tiene presencia en numerosas empresas españolas como El Corte Inglés, la inmobiliaria Colonial o IAG -holding español que resultó de la fusión entre las aerolíneas Iberia y British Airways-.

Los extranjeros controlan el Ibex35

Javier Sanz, Cofundador y CEO de BolsaZone ha explicado que para “el control extranjero hay valores en la Bolsa española que son compañías de muchísimo valor como es el caso de Inditex, o en el caso de Telefónica precisamente la depreciación que ha tenido lo ha convertido en un activo de interés para el fondo de Arabia Saudí”.

“Los casos de Qatar y Arabia Saudí son especiales porque son grandes potencias del petróleo y en estos momentos tienen casi más dinero del que pueden gastar, pero al mismo tiempo saben que el petróleo es finito por lo que tienen que asegurar sus inversiones para el futuro y así no depender únicamente de la extracción petrolera, por eso se ven este tipo de movimientos”, expone Sanz .

Según los análisis realizados por Expansiónuna veintena de estados extranjeros controlan más de 70.000 millones de euros de la Bolsa española. Algunos países tienen una presencia destacada como inversores principales, como los mencionados casos de Qatar y Arabia Saudí o los fondos de inversión BlackRock y Vanguard.

Según los cálculos, la mitad de las 20 principales empresas del IBEX están dirigidas por inversionistas extranjeros. Así, el mencionado fondo de inversión Blackrock tiene el control de Repsol, con el 5,48 por ciento de las acciones. Tanto Sabadell como Enagas tienen a Blackrock como su principal accionista con derechos de voto, con el 4,46 por ciento y el 5,56 por ciento de sus acciones respectivamente.

Ante el incesante incremento de capital extranjero fluyendo por el mercado español aún se mantienen, por ahora, bajo ‘control’ nacional algunas empresas como Grifols, Fluidra, Rovi, Solaria, Acerinox, Sacyr y Meliá, entre otras.

Aznar y Felipe González entregaron y privatizaron empresas estratégicas

Si hay un denominador común en los gobiernos nacionales, ya sean de derechas o de izquierdas, es la de no defender los intereses nacionales, y el mirar el cortoplacismo así como los intereses particulares o de partido. Y, como consecuencia de ello, vender al extranjero empresas nacionales estratégicas. Hemos desmantelado nuestro tejido industrial al extranjero por intereses oscuros. Así, algunas de las empresas que hoy están en manos del capital extranjero en su día pertenecieron al Estado español. Quizá los ejemplos más sonados sean los de Telefónica y Endesa. Esta última fue sacada a Bolsa en 1988 de la mano del Ejecutivo de Felipe González. En ese momento, el Estado seguía siendo su accionista principal y fue durante el gobierno de José María Aznar cuando se completó su privatización, a través de una Oferta Pública de Venta (OPV).

En apenas unos años la compañía italiana Enel, propiedad del Gobierno italiano, llegó a controlar la mayoría de las acciones de Endesa y actualmente posee el 70 por ciento de su capital. Durante esa década también se llevaron a cabo privatizaciones similares de otras empresas estratégicas, como Repsol, que como se ha mencionado, cuenta como principales accionistas con el fondo estadounidense BlackRock y el fondo soberano de Noruega, Norges Bank.

El caso de Telefónica también ha levantado más de una polémica, en un inicio la empresa fue nacionalizada cuando su principal accionista era la empresa estadounidense ITT. No fue hasta 1999 cuando se privatizó por completo. Además de STC Group, BlackRock es el mayor accionista de Telefónica, seguido por los bancos CaixaBank y BBVA.

La expansión de BlackRock y Vanen España

En la actualidad, no hay dudas de que BlackRock y Vanguard se han convertido en piezas clave del ajedrez financiero mundial. En España el fondo de inversión BlackRock no pisa el freno, pues es el accionista principal tanto del Banco Santander como del BBVA. Esta jugada le ha sido especialmente beneficiosa en el último año, debido a los beneficios récord que ha obtenido la banca gracias a las subidas de los tipos de interés del Banco Central Europeo.

La presencia de BlackRock en España es muy importante, ya que tiene inversiones en un total de 71 empresas que cotizan en el país, lo que equivale a más de la mitad de las empresas del Mercado Continuo español. Además de ser el tercer accionista más grande de Naturgy, también posee participaciones en otras empresas del sector energético como Iberdrola, Repsol, Enagás y Solaria, entre otras.

BlackRock , a finales de 2023, gestionaba activos por valor de 10 billones de dólares. Por otra parte, BlackRock tiene presencia en las 35 compañías del Ibex y tiene posiciones en el 58% de los valores del Mercado Continuo, que varían desde el 0,0092% en FCC hasta más del 20% en el mencionado caso de Naturgy.

Aunque la necesidad de inversión extranjera es innegable, son cada vez más los que señalan que la presencia de BlackRock en España plantea un dilema tanto político como económico. Nos controlan y dirigen la política económica y social del país. Sus directrices venidas desde fuera marcan la hoja de ruta española. Su omnipresencia y monopolio junto con Vanguard es un aspecto que se puede apreciar tanto a nivel nacional como mundial, pues tienen amplia presencia en todo el mundo. Son la élite del globalismo y lo intentan dirigir todo. Y si no, y a modo de ejemplo, pregúntense por qué casi los presidentes de los países y de las grandes empresas llevan el pin de la agenda 2030 en la solapa de su chaqueta. Son los siervos del globalismo y es una forma de demostrarlo ante sus amos.

Fuente: Alberto Galone | El Cierre Digital

Deja un comentario