Algunas lecciones de Ucrania | Pío Moa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

1. Poniéndonos en la perspectiva adecuada, que es la de la posición de España, el máximo interés para nosotros es mantenernos al margen de ese conflicto, como de cualesquiera otros promovidos por la OTAN (es decir, Usa-Inglaterra). Aunque, obviamente, ese no es el interés de los actuales políticos y partidos.

2. En el plano militar, da la impresión de que en la eterna lucha entre la lanza y el escudo, va predominando el escudo. Es decir, las armas defensivas ligeras, portátiles para la infantería, son capaces de causar a las ofensivas por excelencia (tanques y aviones) heredadas de la SGM bajas suficientes para frenar cualquier asalto, al modo de las ametralladoras y la artillería en la PGM. Esto tiene el mayor interés para España, cuyo enemigo potencial es pequeño (aunque puedan instrumentalizarlos nuestros “amigos y aliados” de la OTAN, como hacen con Ucrania).

3. Rusia parece, por lo tanto incapaz de ganar esta guerra si su pretensión es dominar toda Ucrania, y puede desgastarse de manera insufrible (como en Afganistán). Pero puede ganarla con la táctica usada por la OTAN contra Serbia: destrucción sistemática desde el aire de las infraestructuras militares, políticas, de comunicaciones, etc., sin apenas arriesgar hombres, tanques y aviones. Es decir, puede hacerlo si dispone o es capaz de fabricar suficientes misiles de alta precisión e imbatibles para los actuales sistemas de defensa. Esta es también una lección interesante para nosotros, que debiera fundamentar una doctrina militar necesaria para una más que necesaria neutralidad.

4. En el terreno político, España ha comprobado una vez más las servidumbres de estar en la OTAN, donde solo puede hacer el papel ridículo de lacayo chillón de quienes nos invaden y amenazan, con danzas guerreras en defensa de un gobierno, el de Kíef, corrupto hasta la médula, que pretende extender la guerra por Europa, se permite exigir a empresas españolas que traten de arruinar a Rusia, aunque sea al coste de grandes pérdidas propias, invoca Guernica y emplea contra Rusia la misma demagogia que nuestros separatistas contra España. Si alguna lección hemos de extraer de esta guerra es que nuestra independencia ha de estar forzosamente ligada a la neutralidad y salida de la OTAN.

5. Una lección no menos importante es cómo la Europa LGTBI ha adoptado inmediatamente políticas de información totalitarias, instrumentando una manipulación masiva y prohibiendo información de la parte rusa. Y la facilidad con que lo ha hecho, y su éxito, al menos momentáneo, muestran también cómo ha degenerado la democracia en estos países, un ejemplo que de ningún modo debemos seguir.
6. También observamos cómo la sacrosanta libertad de mercado está limitada en la práctica a las políticas e intereses mundialistas de Usa-Inglaterra. Y tampoco en esa línea nos conviene seguir.

Pío Moa | Escritor