Trump firma un decreto para limitar la censura de las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este jueves una orden ejecutiva dirigida a empresas de redes sociales que, según ha explicado, tiene como objetivo «defender la libertad de expresión de uno de los mayores peligros a los que se ha enfrentado nunca Estados Unidos».

«Un pequeño grupo de monopolios de redes sociales controla una gran parte de las comunicaciones privadas y públicas en Estados Unidos», ha lamentado el presidente antes de señalar que «tienen poder para censurar, restringir, editar y alterar cualquier tipo de comunicación entre ciudadanos privados y grandes audiencias».

Si censuras, eres un medio

La medida trata de recortar el poder de las redes sociales mediante la reinterpretación de una ley que se remonta a 1996 y que protege a páginas web y empresas tecnológicas de ser demandadas, según informaciones de la cadena CNN.

La idea básica detrás de la orden y de la normativa que pudiese desarrollarse a partir de ahora es que si se ejercen labores de edición de contenidos o censura de los mismos las redes sociales no podrán ser tratadas como plataformas, sino que serán consideradas medios de comunicación, asumiendo por tanto toda la responsabilidad legal por lo que se publica a través de ellas. Esto, a priori, podría suponer la quiebra de las empresas por la catarata de recursos legales que previsiblemente sufrirían.

Encontronazo con Twitter

La decisión ha tenido lugar días después de que Twitter desmintiera varios mensajes de Trump sobre el voto por el correo, que el inquilino de la Casa Blanca ha considerado una puerta abierta al fraude.

«Los republicanos creen que las plataformas de redes sociales silencian por completo las voces conservadoras. Las regularemos firmemente o las cerraremos antes de dejar que ocurra algo así», aseguró entonces.

El mandatario estadounidense ha acusado, además, a la red social de «interferir» en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, previstas para el 3 de noviembre.