Pedro Sánchez encuentra cualquier justificación para su extenso Gobierno. Con 22 ministerios, el Ejecutivo socialcomunista tiene el gasto más elevado en altos cargos de la historia. Un despilfarro que se ha incrementado con España sumida en su peor crisis económica. Aun así, el Gobierno cree que su amplia estructura es la más adecuada. Eso responde en concreto a una pregunta de Vox por escrito en el Congreso de los Diputados a la que ha tenido acceso OKDIARIO. En la misma, se destaca que el Real Decreto de 12 de enero de 2020 que establece la organización ministerial «está regido, entre otros principios, por el de racionalidad de la Administración Pública y el principio de eficacia en el desarrollo de su tarea».

«Por lo que se han creado los departamentos que se han considerado absolutamente necesarios para desarrollar la acción de gobierno», prosigue la respuesta. «Se trata de la estructura que da la consistencia necesaria a los 22 Ministerios que han compuesto el nuevo Gobierno que adapta las modificaciones orgánicas introducidas en la citada norma».

En la pregunta, el partido de Santiago Abascal requería información sobre «cuántas personas han sido contratadas o nombradas, desde el 14 de marzo de 2020 hasta la actualidad, en calidad de asesores, altos cargos u otros puestos de libre designación». Asimismo, se interesaba por el coste de dichas contrataciones y nombramientos.

«Desde que don Pedro Sánchez Pérez-Castejón accedió a la Presidencia del Gobierno, en junio de 2018, el número de altos cargos, asesores y demás personal de libre designación -y dudosa necesidad- ha crecido de forma exponencial. Este dato, preocupante per se por el alto gasto que genera y por cuanto de nepotismo puede implicar, se convierte en trágico si además tenemos en cuenta que no ha cesado de aumentar siquiera durante la crisis sanitaria y económica del coronavirus, la mayor de las sufridas por España desde la Guerra Civil».

Gasto récord

Según el último informe del avance comentado de pagos de la Administración General del Estado, publicado en agosto, el Gobierno socialcomunista ha gastado en altos cargos 52,1 millones de euros en lo que va de año. Si a ello se suman además los asesores a dedo que el Ejecutivo ha ido nombrando en estos meses, ese importe se eleva hasta los 88 millones de euros. Un récord con el país sumido en su peor crisis económica.

Sin embargo, esa crisis económica no ha disuadido al Ejecutivo de Pedro Sánchez de seguir nombrando cargos. Incluso ampliando el Ministerio de Sanidad, cuestionado por su gestión de la pandemia, con la reciente creación de una nueva Secretaría de Estado. El departamento de Salvador Illa justificó la decisión por «la necesidad de reforzar el Ministerio de Sanidad de cara al control de posibles rebrotes de la enfermedad, así como ante la aparición de nuevas enfermedades de potencial pandémico», cuando España ya vivía la segunda ola de la pandemia de coronavirus.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez también lidera el dudoso podium de enchufes de altos cargos, al eximirles del requisito de ser funcionarios, pese a lo establecido por la ley, que sólo contempla excepciones justificadas por «las características específicas de las funciones» de la correspondiente dirección general. Es decir, casos puntuales y excepcionalmente motivados.

El Gobierno, en su respuesta a Vox, se niega a facilitar la información relativa al coste de esos cargos y su organización y se limita a remitirse a la página de Transparencia.

Como ya informó OKDIARIO, en otra respuesta por escrito, el Gobierno ya justificó su mastodóntica estructura porque «replica en su composición las grandes prioridades de transformación que precisa la sociedad española».

El Gobierno señala que «es potestad del presidente del Gobierno definir la estructura y composición de su Gobierno en función de las necesidades del propio Ejecutivo» e insiste en que «replica en su composición las grandes transformaciones que España necesita».

Estas son, enumera: «Crecimiento económico sobre la base de la ciencia, la innovación, la investigación y la creación de empleo de calidad; entendimiento territorial y reto demográfico; justicia social; transformación digital y transición ecológica justa de la economía española e igualdad plena y efectiva de la mujer».

«Cuatro vicepresidencias que atienden a las cuatro primeras prioridades. Con respecto a la quinta prioridad, cabe subrayar que impregna la integridad del Gobierno de España», añade el Gobierno en su respuesta.

(Luz Sela. OK Diario)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *