Sánchez anula de forma encubierta la Ley de Amnistía y abre la vía a juzgar el franquismo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Ejecutivo es anular parcialmente la Amnistía del 77 de forma encubierta. La Ley de Memoria Democrática estipulará que los crímenes cometidos durante la dictadura no gozarán del blindaje de la Amnistía de 1977. 

El PSOE y Unidas Podemos han encontrado una fórmula para que ERC, Bildu, Junts per Catalunya, el PDeCAT, el BNG y la CUP apoyen su proyecto de ley de Memoria Democrática sin necesidad de derogar la Ley de Amnistía de 1977 -el PSOE no la quiere tocar puesto que sería ir contra su propia historia dado que fue impulsada por la UCD, el PSOE, el PCE y los nacionalistas del PNV y CiU (Alianza Popular se abstuvo)-.  Esto último es lo que todo ese bloque independentista pedía en una batería de enmiendas conjuntas presentada el lunes y capitaneada por Gabriel Rufián.
Lo que hará el Ejecutivo es anular parcialmente la Amnistía del 77 de forma encubierta. Dentro de la Ley de Memoria Democrática habrá un apartado en el que se declarará que los crímenes de lesa humanidad, genocidio y tortura que se cometieron durante el franquismo no gozarán del blindaje de la Ley de Amnistía. Lo que abre la puerta a juzgar y condenar a autoridades, funcionarios y agentes del orden público que queden vivos.
En concreto, la redacción queda así, según ha explicado el diputado de Unidas Podemos y secretario general del PCE, Enrique Santiago: «Todas las leyes del Estado español, incluida la Ley 46/1977 de Amnistía, se interpretarán y aplicarán de conformidad con el derecho internacional convencional y consuetudinario y, en particular, con el derecho Internacional Humanitario, según el cual los crímenes de guerra, de lesa humanidad, genocidio y tortura tienen la consideración de imprescriptibles y no amnistiables».