Los comunistas de Perú Libre quieren fomentar el narcotráfico: «Si se aprueba la ley seremos un narcoestado»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Los cocaleros avalarán en octubre el proyecto de Ley para legalizar el cultivo de coca en Perú que impulsa el polémico diputado Guillermo Bermejo y que en caso de aprobarse convertirá a Perú en un narcoestado.

El diputado de Perú Libre Guillermo Bermejo está preparando una ley de hoja de coca cuyo fin, según todos los expertos, no es potenciar los usos tradicionales de la planta sino el narcotráfico. La excusa de los comunistas de Perú Libre para su proyecto es potenciar ese consumo tradicional que se da principalmente a través del mascado, lo que en el país se conoce como chacchado. Sin embargo, es una excusa, ya que estos usos están en claro retroceso desde hace unos años, con el descenso de la pobreza y el aumento de la población urbana.

Así, en la actualidad el porcentaje del cultivo de hoja de coca que acaba desviándose al narcotráfico estaría en torno al 95% tanto en Vraem -la zona de Perú en la que se concentra la mayor producción de cocaína- como en otras áreas cocaleras del país.

Demoler el sistema actual: Legalizar los cultivos de coca y eliminar la lucha contra el narcotráfico

El asunto es que ahora en Perú de puede cultivar coca legalmente, pero sólo si se está inscrito en un censo que se elaboró en 1978 y que obliga a sus miembros a vender toda su producción a la Empresa Nacional de la Coca (ENACO), una compañía estatal que ostenta el monopolio y exporta legalmente hojas de coca a Estados Unidos para, curiosamente, elaborar la Coca-Cola.

El resto de los cultivos -como decíamos aproximadamente un 95%- son ilegales y lo que se pretende ahora es que se conviertan en intocables como una forma de facilitar su trabajo a los narcotraficantes.

Pero la legalización de los cultivos no es, además, el único plan de Perú Libre. En los prepuestos generales que ha presentado el partido en el gobierno hay una reducción de nada más y nada menos que un 47% de los fondos destinados a las operaciones militares y policiales contra las organizaciones terroristas y los narcotraficantes, que en no pocas ocasiones son prácticamente los mismos o hacen negocios conjuntos.

Otra parte del programa de Perú Libre para favorecer un crecimiento aún mayor del narco -según las cifras reportadas por el propio gobierno peruano entre 2020 y 2019 la superficie total en la que se cultiva coca creció nada más y nada menos que en un 25%- pasaría por expulsar a la DEA, la agencia antidroga de los EEUU.

El ahora primer ministro, Guido Bellido, ya prometió en un acto de campaña romper las relaciones con EEUU y expulsar tanto a la DEA como a agencia de cooperación internacional americana, USAID. Un acto en el que estaba Guillermo Bermejo, el impulsor de esta ley de hoja de coca que tiene, según muchos expertos, vínculos evidentes con Sendero Luminoso y el narco y, de hecho, está siendo juzgado por su presunta pertenencia a la organización terrorista.

Numerosas voces en contra: «Es un aliado de narcos y terroristas»

Uno de estos expertos que tiene claro el papel real de Bermejo en este asunto es Fernando Rospigliosi, exministro del Interior en Perú y también exjefe de los servicios de inteligencia. En su opinión, la nueva ley de hoja de coca «busca eliminar los controles sobre el narcotráfico para que prospere» aún más: «Ahora somos segundo productor, detrás de Colombia y él -en referencia a Bermejo- quiere ponernos en primer lugar».

Jaime García es un abogado peruano que conoce muy bien la lucha contra el narcotráfico en su país.  El abogado tiene claro lo que pretenden Bermejo y Perú Libre y lo que tratarían de hacer con la futura Ley: «Buscan legalizar a todos los productores cocaleros. Con ello se evitaría la erradicación de cultivos de coca y se favorecería al narcotráfico«.

En su opinión con la nueva norma legal «se plantearía un modelo tipo boliviano, en el que los propios cocaleros asumirían roles en la lucha contra el narcotráfico» y en el que, por ejemplo, «se hacen cargo de la erradicación de cultivos excedentarios». Conviene no olvidar aquí la exitosa gira que hizo recientemente Evo Morales a Perú, de la mano del partido en el gobierno.

Sin embargo, García advierte que «Este es un modelo muy difícil de aplicar en el Perú», ya que «actualmente existen alrededor de 80.000 cocaleros con alrededor de 75.000 hectáreas de coca y para abastecer el mercado legal sólo se necesitan 8.000 hectáreas«.

«El Proyecto de Ley -explica Jaime García- busca la industrialización y eso no ha funcionado ni en Bolivia. Además, la industrialización de la hoja de coca en Perú es un sueño, porque todo el esfuerzo de Industrialización demanda como máximo 2000 toneladas -de hoja de coca, no de cocaína, obviamente- que se producen en 1000 hectáreas». De hecho, según nos cuenta «Perú ya industrializa mucho más el cultivo de coca que Bolivia».

(Con información de Libertad Digital)