Desde el Gobierno del PSOE-Podemos intentan silenciar la investigación, pese a que fue el epicentro de su campaña política para intentar ganar las elecciones del 4-M

Las cartas amenazantes que recibieron diversos ministros del Gobierno PSOE-Podemos, incluidos el ex vicepresidente segundo Pablo Iglesias, sigue teniendo un gran tufo a montaje político.

Las amenazas, que justamente ‘aparecieron’ en la campaña electoral madrileña cuando resultaba evidente la victoria de Isabel Díaz Ayuso, ahora se han quedado en nada.

La investigación de la Policía Nacional (bajo las órdenes de Fernando Grande-Marlaska) no ha llegado a buen puerto y los agentes han sido incapaces de dar con ningún sospechoso de haber enviado las misivas al propio Grande-Markaska, Pablo Iglesias y María Gámez.

En este sentido, se ha archivado la investigación y sin que exista ningún sospechoso de las amenazas a las figuras del Gobierno. El carpetazo es provisional, ya que cabe recurso. 

El juzgado de Instrucción número tres de Madrid ha acordado el sobreseimiento provisional de las denuncias seguidas por el delito de amenazas contra la directora de la Guardia Civil, María Gámez Gámez, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska y el exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, ante el hecho de que de las gestiones llevadas a cabo durante la investigación no se derivan datos para la identificación de las personas responsables.

El juzgado de Instrucción nº 3 de Madrid conoció en un principio de la denuncia por la carta amenazante recibida por Pablo Iglesias y, con posterioridad, de las causas abiertas en los juzgados 52 y 57, relativas a las del ministro del Interior y la directora de la Guardia Civil, al ser la suya la más antigua.

En la carta que recibió el titular de Interior se podía leer la siguiente amenaza: “Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó. Policía Nacional. Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos”. (En argot policial “taponazos” son disparos). El sobre a nombre de Grande-Marlaska incluía dos cartuchos sin percutir del calibre 7,62 x 51.

En la primera carta que recibió Pablo Iglesias contenía otra amenaza del mismo tipo: En la primera carta que se hizo pública durante la campaña electoral del 4-M había un folio en el que rezaba: “Has dejado morir a nuestros padres y abuelos. Tu mujer, tus padres y tú estáis sentenciados a la pena capital. Tu tiempo se agota».

La excusa del fax

Dos meses después de que el titular del Juzgado de Instrucción número 36 de Madrid (en el que ha recaído la denuncia presentada por VOX) encargase a la Policía de Marlaska la investigación del envío de sobres con balas, los agentes le han respondido que no sabían nada de dicho encargo porque el fax estaba averiado. 

Obviamente, este «fallo» ha impedido que, según los propios investigadores, no se haya podido avanzar en la investigación dos meses después sobre los autores de ese supuesto tan grave como el de amenazar de muerte a ministros del Gobierno.

Pero es llamativo que los miembros de Podemos y PSOE, que se dedicaron a hacer campaña con estos sucesos y los mediatizaron, ahora hayan optado por silenciarlo unos meses después. Nada se sabe sobre quién envió estos sobres con balas en el interior.

(Periodista Digital)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *