La Administración Biden establece un orwelliano Ministerio de la Verdad para imponer la información oficial

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
El secretario Adjunto del Departamento de Seguridad Nacional dijo que uno de los fines será el de vigilar “la desinformación electoral”, especialmente entre la comunidad latina
Tan solo pasaron un par de días tras la compra de Twitter por parte de Elon Musk para que la administración Biden reaccionara brutalmente en una ofensiva para “contrarrestar la desinformación” y crear su nuevo Ministerio de la Verdad que quiere controlar y restringir la libertad de expresión.
Se llama Oficina de la Gobernanza de la Desinformación, al mismo estilo Orwelliano, y dependerá del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), y su fin será contrarrestar la «desinformación» que circule por medios y redes, casualmente poco antes de las cruciales elecciones de medio mandato.

Según la publicación Político, la nueva entidad se centrará en la «desinformación relacionada con la seguridad nacional, enfocada específicamente en la migración irregular y Rusia». La dirigirá Nina Jankowicz, que ha trabajado en el Centro Wilson y asesorado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania como parte de la Beca de Política Pública Fulbright-Clinton. También supervisó los programas de Rusia y Bielorrusia en el Instituto Nacional Democrático.

Nina Jankowicz ha escrito libros al respecto, pero además llegó a afirmar que los partidarios de Donald Trump se presentarían en las urnas con armas para intimidar a los votantes —algo que nunca ocurrió— y quien tachó como un invento de la campaña del expresidente la historia sobre la laptop de Hunter Biden —algo que después fue reconocido como cierto, incluso por The New York Times y The Washington Post—.

Jankowicz además dijo que le hace temblar la idea de que Musk se haga cargo de Twitter. Los buenistas progresistas consideran toda una amenaza la Primera Enmienda de la Constitución, el principal valor sobre el cual fue creado este país, el más exitoso de los últimos siglos.

«El objetivo es reunir los recursos (del DHS) para abordar esta amenaza», dijo Alejandro Mayorkas, secretario Adjunto del Departamento de Seguridad Nacional, que, además, señaló que uno de los fines será el de vigilar “la desinformación electoral”, especialmente entre la comunidad latina, quizás el mayor catalizador de la impotencia demócrata tras haber perdido su poder de coerción y chantaje ante la minoría más grande del país.

Con la nueva oficina, probablemente el nuevo régimen signifique que no podrá ponerse en duda la desinformación oficial, sin más. Un organismo creado por la administración Biden con el propósito de decirles en qué pueden creer y en qué no, además de vigilar atentamente a quienes difundan lo que ellos consideran “desinformación”, para no sabemos qué. ¿Qué sigue después de crear el Ministerio de la Verdad? ¿Cuáles van a ser las consecuencias para quienes vayan en contra de la narrativa establecida por el Gobierno?