Odio y venganza de PSOE y Podemos: cambiarán el nombre del Valle de los Caídos por «Valle de Cuelgamuros»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Además exhumará los restos de José Antonio Primo de Rivera

La sed de venganza del nuevo Frente Popular instalado en el gobierno- hay que  recordar que son los mismo partidos políticos que lo constituyeron en 1936- ha dado un paso más. El Gobierno, con la excusa de una petición de ERC, ha pactado una enmienda entre el PSOE y Unidas Podemos en la Ley de Memoria Democrática  por la que el Valle de los Caídos de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) pasará a llamarse Valle de Cuelgamuros, y que insta además a sacar los restos enterrados allí de José Antonio Primo de Rivera.
En efecto, PSOE y Unidas Podemos han pactado una treintena de enmiendas al proyecto de ley de Memoria Democrática aprobado por su propio Gobierno socialcomunista donde incluyen una enmienda para cambiar la denominación del Valle de los Caídos por «Valle de Cuelgamuros».

Nuevo marco jurídico

Según la enmienda, un real decreto establecerá el nuevo marco jurídico aplicable al Valle de Cuelgamuros “que determine la organización, funcionamiento y régimen patrimonial del enclave”, dependiente de la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, de monjes benedictinos, pero que administra de forma temporal Patrimonio Nacional.

Los únicos cuerpos que se enterraron en tumbas individuales en el Valle de los Caídos fueron los de José Antonio Primo de Rivera y, cuando falleció en 1975, el de Francisco Franco, pero se calcula que están además los restos de 33.800 personas, de los que más de 10.000 serían combatientes republicanos.

¿Demolición de la Cruz del Valle?
Teniendo en cuenta los avances en la destrucción de todo lo que significa el valle de los Caídos, el siguiente paso sería la demolición de la Cruz. Esto ya lo ha pedido Podemos que ha abogado por ir más allá, exigiendo la demolición de la Cruz construida sobre la Basílica benedictina, donde «las criptas adyacentes a la Basílica y los enterramientos existentes en la misma tienen el carácter de cementerio civil», según el proyecto de ley.