El FMI afirma que el PIB se hundirá un 8% y el paro superará el 20%

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Nuestro país estaría ante la mayor caída desde la Guerra Civil y, además, tendrá la menor recuperación de las potencias europeas en 2021 mientras Estados Unidos y la Eurozona entrarán en recesión este año y la economía global afrontará su mayor crisis desde la Gran Depresión
Nuestro país estaría ante la mayor caída desde la Guerra Civil y, además, tendrá la menor recuperación de las potencias europeas en 2021 mientras Estados Unidos y la Eurozona entrarán en recesión este año y la economía global afrontará su mayor crisis desde la Gran Depresión

La comparación de la crisis económica que ha provocado el coronavirus con el último shock de 2008 ya hace tiempo que ha quedado obsoleta: el Fondo Monetario Internacional (FMI) alerta de que estamos ante el mayor hundimiento desde la Gran Depresión. En sus últimas previsiones de abril, recién sacadas del horno, el organismo augura que la economía global entrará en recesión y destruirá un 3% de su PIB (6,3 puntos menos que en sus estimaciones de enero) aunque en 2021 rebotará un 5,8%. Solo por comparar, en 2009, el peor año de la crisis financiera, la economía mundial se retrajo un 1,7%.

«Esta crisis no es como ninguna otra. En primer lugar, la caída será larga», advierte la consejera económica de la institución, Gita Gopinath, ante unas estimaciones en las que Estados Unidos (-5,9% en 2020 y un 4,7% el próximo año), la Eurozona (-7,5% y 4,7% respectivamente) y Japón (-5,2% y 3%) entrarán en recesión este año.

España no solo no será una excepcíón sino que el organismo estima que será uno de los países que peor desempeño tendrádestruirá más actividad este año y tendrá una recuperación más débil. El FMI pronostica que el PIB caerá un 8% este año, en lo que supone la mayor recesión entre las grandes potencias, tras Italia con un -9,1%, para cosechar una recuperación del 4,3% el próximo año, menor a la de casi todos los países europeos. Tirando de nuevo de comparaciones históricas, se trataría de la mayor caída del PIB desde la Guerra Civil.

Según la base de datos histórica del profesor de la Universidad Carlos III, Leandro Prados de la Escosura, en 1945, con Europa hundiéndose en la recesión por la II Guerra Mundial y España en plena autarquía y con una mala cosecha, hubo una caída del PIB per cápita del 8,66% (el FMI augura una caída del 8,4% este año) y del -7,9% del PIB real. En plena Guerra Civil el descenso del PIB per cápita fue del -7,73% en 1937 y del -24,5% en 1936.

El FMI bautiza la actual crisis como la Gran Reclusión. En el resto del Viejo Continente, Alemania destruirá un 7% de su actividad para luego crecer un 5,2% en 2021; Francia caerá un 7,2% este año y luego repuntará un 4,5% en 2021 e Italia también crecerá el próximo año un 4,8%. En todo caso, ninguna potencia europea recuperará en 2021 el nivel de PIB perdido. No habrá recuperación en V, a tenor del FMI.


De cara a este año entre los países evaluados, España sufre la mayor revisión a la baja con Italia, con 9,6 puntos menos de crecimiento frente a las previsiones de enero. El mercado laboral se contagiará de esta actividad perdida y el paro repuntará del 14,1% al 20,8%, bajando al 17,5% en 2021. La caída de la demanda y de la renta de los hogares llevará al IPC a terreno negativo, con un -0,3% este año y un repunte del 0,7% el próximo ejercicio.

China e India ganan peso frente a EE.UU. y la UE

Como ocurrió en la última crisis, el mundo que salga de esta epidemia tendrá un mayor peso de Asia, verdadero epicentro económico de este siglo pese a haber acogido los primeros casos del virus. China e India son dos de las pocas potencias que evitarán la recesión en 2020 según el FMI: el gigante asiático crecerá un 1,2% (4,8 puntos menos que en la anterior estimación del FMI) para rebotar un 9,2% en 2021. En cuanto a India, repuntará un 1,9% este año (3,9 puntos menos frente a las previsiones de enero) y un 7,4% el que viene.

El propio FMI califica de «sombrío» el panorama económico aunque más bien sea catastrófico. El comercio mundial retrocederá un 11% este año, siendo el hundimiento del 42% en el caso del petróleo. «La pérdida de producción asociada con esta emergencia de salud y las medidas de contención relacionadas probablemente empequeñecen las pérdidas que desencadenaron la crisis financiera mundial», apunta.

Esta crisis no se parece a nada de lo ocurrido en las últimas décadas. «La política económica tiene un papel muy diferente. En crisis normales, se intenta alentar la actividad económica estimulando la demanda agregada lo más rápido posible. Esta vez, la crisis es en gran medida consecuencia de las medidas de contención necesarias. Esto hace que los estímulos sean más difíciles y, para los sectores más afectados, indeseables», sentencia.

Si hay nuevos brotes, la recesión será mayor

Ciertamente, este no es el peor escenario: sí, podría ser más negativo. El FMI además traza varias hipótesis: una es que la lucha contra el virus este año es más largo de lo estimado; la segunda, que hay un nuevo brote, más leve, en 2021 y la más pesimista, que la lucha contra el virus en 2020 se perpetúa y se junto con este nuevo brote.

En el primer escenario, la caída del PIB global no es del 3%, sino del 6% este año, siendo la recuperación un punto más baja en 2021. Si hay un segundo brote, a estas previsiones más negativas este año se suma que en 2021 el mundo no crecerá un 5,8% sino un 0,9%. En el peor de los escenarios, en 2021 se repetirá la recesión mundial, siendo la caída del 2,2%. Estos resultados son para la economía mundial pero se pueden extrapolar a España.

«Las previsiones del FMI, en línea con las de otros organismos, apuntan a una intensa caída de la actividad en 2020 coherente con las fuertes medidas de contención adoptadas por el Gobierno para frenar la extensión de la pandemia y, posteriormente, un repunte a partir del cuarto trimestre con una recuperación importante en 2021, confirmando así que estaríamos hablando de una crisis intensa, pero de duración acotada», señalan fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital que comanda Nadia Calviño, que subrayan que «España está entre los países (junto con Australia, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y EE.UU.) destacados por su respuesta fiscal fuerte y rápida a la crisis del COVID-19».