Caos político en Perú: El comunista Castillo se carga a su segundo Gobierno en seis meses

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
En sus primeros seis meses en el poder, el presidente comunista peruano ha confirmado que no está a la altura de la tarea actuando de forma improvisada, sectaria e irresponsable.
Un presidente de gobierno puede ser sectario, comunista o inepto. Pero que ocurra las 3 cosas a la vez ya es lo peor que puede pasarle un país. Y esto es lo que está ocurriendo en Perú.

La caótica presidencia del comunista Pedro Castillo en Perú no deja de acumular crisis y despropósitos en los apenas seis meses que lleva al frente del país. Fiel a su trayectoria, ha finalizado el mes de enero con un nuevo volantazo cargándose a todo su gabinete, incluyendo a la primera ministra, Mirtha Vásquez. No es la primera vez que lo hace: nombrará ahora al que ya va a ser su tercer gabinete, y eso que, hay que recordar, apenas tomó posesión a finales del pasado mes de julio.

Lo cierto es que Perú vive inmerso en una profunda y constante crisis política desde que el comunista Pedro Castillo se hiciera con el poder el pasado verano a lomos de una plataforma política que no es más que una amalgama de partidos comunistas, de extrema izquierda, populistas o con conexiones con el grupo terrorista Sendero Luminoso.

Castillo, que ganó en junio una elección turbulenta y ensombrecida por acusaciones de fraude, no tuvo un comienzo fácil, y las expectativas de buena parte de la población ya eran muy bajas cuando juró el cargo el 28 de julio de 2021, debido a la visible improvisación de su candidatura y las posiciones radicales de su partido, Perú Libre. Y Castillo confirmó los temores.