Día a día se avanza en la destrucción del Sistema del 78. Lo que cada vez es más evidente y objeto de preocupación para la mitad del país, es jaleado sin decoro por la otra mitad, que cabalgando sobre palabras huecas ven admisible y hasta deseable el deterioro de nuestras instituciones y alimentan su odio y desprecio por los primeros. 

Es la destrucción del perdón y la concordia que nos dimos con el espíritu y la letra que dio pie a la Constitución del 78. En ella un Régimen de partido único y vencedor de una guerra civil, cedió el poder y el país reconstruido por el esfuerzo de todos, con una pujante y ancha clase media y una industria considerada la octava del mundo, a unos partidos que daban fe de su disponibilidad a perdonarse mutuamente en aras de trabajar unidos en la construcción de una España en la que cupiéramos todos. Pará ello fue decisiva una Corona que capitaneó toda la transformación legal y social, representada por S.M. Juan Carlos I.

Han bastado 42 años para que nos encontremos de nuevo en la misma situación previa a los enfrentamientos de los años 30 y que dieron paso al estado fallido que nos llevó a aquella guerra entre hermanos. ¿Cómo ha sido posible? 

Errores de origen: El temor a un desastre, los deseos de ceder para conseguir la aceptación de los partidos proscritos, su ingenuidad y por otro lado la perversión táctica de quienes aspiraban a lograrse un hueco en una sociedad que los había ignorado durante los 40 años del Franquismo, llevó a un multi-fraccionamiento del Estado en una mezcla del cantonalismo de la Primera República y el federalismo nacionalista de la Segunda. Consecuencia: se llegó a un engendro hipertrófico que además de no satisfacer a nadie por la vía de intentar hacerlo a todos, creó un Estado Elefantiásico, incapaz de sostenerse económicamente sin hipotecar el futuro de las siguientes generaciones gracias a una Deuda Pública desbocada por un Déficit que se acumula año tras año, e incapaz de mantener su cohesión a nada que se fueran despertando y cultivando los fatídicos nacionalismos de las siempre egoístas burguesías localistas. 

¿Cómo se fue degenerando todo? Si hubiera que simplificar el proceso, habría que hacerlo respecto a los complejos de ambos grupos de protagonistas y en la inexperiencia democrática de una población criada en el apoliticismo seguidista de un Régimen de Partido Único. Preocupado tan sólo por la reconstrucción y el desarrollo del país, donde no había pluralidad política y por tanto el debate como la controversia de las ideas quedaba supeditado a ello. 

Así se fue polarizando la población entre los complejos de unos y la supuesta superioridad moral de los otros, todo ello bajo la mirada interesada de Europa y los intereses de sus clases políticas ávidas de influir en sus cambios, especialmente cargando las tintas sobre todo lo que significase Franquismo, en plena etapa de negociación por la incorporación a la CEE y de homologación de las familias políticas españolas a las europeas. 

Correlación de errores: como dije en un artículo anterior y como ha podido quedar acreditado tras 42 años, mientras unos renegaban de los logros del Franquismo, otros mostraban sus afinidades con las familias políticas europeas, al tiempo que alardeaban de supuestos «100 años de honradez» u ocultaban su origen estalinista con nuevas siglas, bajo lo que se llamó Eurocomunismo

Para ello fueron poco a poco poniendo en práctica un plan perfectamente definido y con el claro objetivo de destruir lo acordado y volver a la situación previa al alzamiento militar que truncó el proceso revolucionario marxista que nos llevó a la Guerra Civil: 

* Se hicieron primero con la representación en las empresas públicas y privadas a través de los sindicatos «de clase», que en sus vertientes, Socialista, Comunista y Anarquista», se erigieron en hegemónicas para presionar primero a las direcciones de las empresas y después utilizarlas en las movilizaciones sociales con que los partidos PSOE, IU (PCE) Y CGT subvertían las calles bajo objetivos políticos. Además, consiguieron hacerse con el patrimonio acumulado de la OS franquista, durante los gobiernos de Felipe González (Ley 44/1981 de Presupuestos Generales del Estado para 1982. Las instrucciones del Ministerio de Trabajo de 9 de marzo de 1982, establecían los indicadores por los que se iba a efectuar el reparto y determinaban las organizaciones beneficiarias. La Ley 4/1986, de 8 de enero, de cesión de bienes del patrimonio sindical acumulado). 

* Continuaron interviniendo en la Educación Pública, a través de los sindicatos y las diferentes leyes todas de inspiración e imposición social comunista: LGE de 1970 sustituida en 1990 por la LOGSE de F. González, la Ley WERT de 2002 que no llegó a implantarse y fué derogada por Zapatero, la LOE actual de 2006 de Zapatero y la que ahora está preparando P. Sánchez y que pretende acabar con la Enseñanza Concertada y la Educación Especial. 

* Ocupación de los resortes del Poder Judicial. Todos recordamos aquella célebre frase de Alfonso Guerra en 1885 cuando tras cambiar las leyes de elección del CGPJ y del TC lo justificó con aquello de «Montesquieu ha muerto». Desde entonces ambos están penetrados por el poder Legislativo con lo que dada su función de elección de Jueces y Fiscales Jefes de Sala y los miembros del Tribunal Constitucional encargados de garantizar el espíritu y la letra de la Constitución ante cualquier intento legal o ejecutivo de vulnerarla. Sin la garantía de neutralidad política de ambos organismos todo el Estado de Derecho poco a poco ha ido degenerando. Ejemplos de todo ello:

. Dar validez a la inmersión lingüística en lenguas locales en detrimento de que se pueda escolarizar a los alumnos en Castellano, en igualdad de condiciones. 

. Permitir a Bildu a presentarse a las elecciones y por tanto darle carácter legal, con lo que se daba luz verde a ETA en las Instituciones Vascas. 

. Permitir, mediante un recorte moderado aplicar el Estatuto Catalán de corte Federal e independentista, fuente y naturaleza de los actuales conflictos en Cataluña. 

* Organización de un gigantesco poder de comunicación y creación de opinión, mediante todo tipo de favores a personajes oscuros a los que se les ha ido cediendo emisoras y canales de Radio y TV y subvencionando periódicos en papel y online, a través de todo tipo de artimañas, con los que divulgar o silenciar lo que táctica o estratégicamente interese. 

* Penetración y control de Policía, Ejército, Servicios de Inteligencia, Fiscalía y cualquier órgano del Estado o de las CCAA. Con ello el espionaje de personajes de la vida pública y económica, los pinchazos telefónicos, la grabación de conversaciones privadas, el abuso de investigadores privados, el protagonismo de personajes siniestros de las llamadas «Cloacas del Estado», dio pie a miles de expedientes, filtraciones de procesos judiciales secretos, chantajes, campañas de acoso y encanallamiento de la vida pública y han hecho imposible la continuidad de los mejores gestores atemorizados o eliminados por detrás de la pronunciación de las urnas.

* Creación de todo tipo de Organizaciones Sociales, ONG’s, y «Chiringuitos». Mediante la toma u organización de todo tipo de órganos de representación social, han ido incorporando a su control a todo un universo de Asociaciones Vecinales, Municipales, Educativas, Estudiantiles, Médico-Sanitarias, Culturales, Cinematográficas, Artísticas, ONG’s, Comités de Empresa, Feministas, LGTBI, Violencia de Género, etc. Arrogándose su representación y agitándolas para subvertir la calle bajo intereses y consignas políticas. 

Así llegamos a este infausto período comenzado bajo las secretarías generales de Zapatero y Llamazares y continuado por Sánchez, Iglesias y Garzón en el que toda la izquierda, secundada por anarquistas, independentistas y exterroristas, se han quitado la careta y se han lanzado a la conquista del poder para imponer su forma de ver la sociedad y la vida, por la vía que sea: engaños, golpes de mano judiciales, trampas de todo tipo, votos de censura manipulados, agitación de la calle, diferentes varas de medir, maniatado de la oposición, encierro de la, sociedad en sus casas, etc… 

Con todo ello estamos ante un gobierno Social-comunista despótico, surgido de una moción de censura «apañada» con todas las fuerzas de la «anti España» aprovechando un juicio de valor introducido exprofeso en una sentencia por un «juez de izquierdas» para echar a un Gobierno legitimado por las urnas.  Un gobierno que está gobernando por decreto por detrás del Congreso y del Senado, ignorando, deslegitimando y tratando de destruir a la Oposición y utilizando para ello y para revertir el Sistema del 78, todas las fuerzas que ha ido acumulando a lo largo de estos 42 años. Si les dejamos seguir con la demolición del Estado surgido del 78, volveremos al estado fallido de los años 30, al enfrentamiento social de entonces, la lucha fratricida entre amigos y familiares, la confrontación civil y de clases, géneros, opciones sexuales, étnicas, la destrucción de la sociedad y sus economías, a la ruina del futuro de nuestros hijos y nuestros nietos y puede que a otra situación límite, como la desgracia del 1936. Vamos por el mismo camino de la Venezuela Bolivariana

Javier Muñoz Barrios

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *