El secretario general de CEOE, José Alberto González-Ruiz, advierte en un amplio artículo en la revista del Colegio de Economistas que los datos actuales de empleo podrían estar mostrando la «incapacidad» de la economía española para reincorporar a los trabajadores que están aún en ERTE.

La mano derecha del presidente de CEOE explica que «de los más de 3,6 millones de trabajadores que llegaron a estar sujetos a ERTE en los peores momentos de la pandemia en abril, casi el 80% han salido de esta situación y se han reincorporado a su actividad laboral, dejando al cierre de año la cifra de 755.000 trabajadores en ERTE».

No obstante, advierte: «El grueso de esta reincorporación se produjo entre abril y agosto, mientras que, desde entonces, la cifra se mantiene estable en torno al nivel previamente mencionado».

«Si bien es cierto que en los momentos de mayor control de la pandemia el número de trabajadores en ERTE descendió por debajo de este umbral, y que han sido los rebrotes de final de año los que han vuelto a llevar las cifras a esos niveles, esta situación de estancamiento podría reflejar la incapacidad de nuestro tejido productivo para continuar reabsorbiendo a los trabajadores en situación de ERTE en el contexto actual», dice el secretario general de la principal organización de empresarios del país.

A su juicio, «se debe tener presente que, cuanto más se prolongue el shock y más se demore la recuperación, aun cuando las medidas de mitigación se encuentren funcionando, más probable es que aparezcan y se acentúen los fenómenos de histéresis en el mercado laboral y los problemas de solvencia empresarial». «Es decir, más probable es que una parte del parón del tejido productivo devenga irreversible, minorando nuestro crecimiento potencial», remacha.

Por otro lado, González-Ruiz menciona que si bien «algunas de las disrupciones que ha traído la crisis actual puede que tengan un carácter más transitorio, otras están destinadas a consolidarse como estructurales». «Entre estas últimas sobresalen, por su relevancia, dos tendencias, a saber, la digitalización y la sostenibilidad, que se han confirmado como fuentes elementales de adaptación al entorno, resiliencia y valor añadido tanto en el contexto actual como en el horizonte a futuro», dice.

«Cuanto más se prolongue el shock en el tiempo, mayor es la probabilidad de que una parte del tejido productivo revista daños estructurales y termine requiriendo una reconversión o reasignación», remarca.

Balance de la situación del mercado laboral real

CEOE hace balance de la situación del empleo en 2020 y ve un escenario menos optimista que el del Ejecutivo central. Aunque recuerda que «los datos de empleo disponibles para el conjunto del año registran un descenso en el número de afiliados de 360.000 con respecto al ejercicio 2019», dice que habría que sumar el número de afiliados que habría en España sin pandemia: 830.000, según cálculos de BBVA Research.

CEOE insiste en que «para un análisis exhaustivo, falta también incorporar los 1,1 millones de personas que, si bien figuran como afiliadas a la Seguridad Social, se encuentran en situación de ERTE (755.000) o reciben la prestación de autónomos (350.000), es decir, que a efectos prácticos no se encuentran trabajando».

Y recuerda el argumento habitual de la organización que dirige: que son necesarias más reformas estructurales para afianzar la recuperación. «La mejora de los aspectos sanitarios ha de venir acompañada de medidas acertadas de política económica y de reformas estructurales, que faciliten la transformación de la economía y contribuyan a mejorar nuestra productividad y a reparar nuestro dañado crecimiento potencial», concluye González-Ruiz.

(Calixto Rivero. OK Diario)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *