Aumentan las «Family Homeless»: familias sin trabajo, sin luz, sin hogar y con niños en riesgo de calle

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Aumenta en España la pobreza “materno-infantil”, con niños en las colas del hambre y en riesgo ahora si, en situación de calle. No se consigue empleo, las empresas tienen miedo. Se han perdido más de 100.000 empresas en España especialmente Pymes que daban empleo al 80% de la población, especialmente cabezas de familias de familias vulnerables, denuncia la Fundación Madrina.

Y continúan «Suben los precios de la energía, de la vivienda, de los alquileres, de la cesta de la compra, del transporte,…. sube la inflación y las familias vulnerables en las ciudades están atrapadas en una “burbuja” inmobiliaria y de deuda que podría explotar en breve para todas las familias. Los autónomos y pequeños comercios con cámaras frigoríficas no aguantan la subida del precio de la luz y de la energía. Tampoco el medio rural y los agricultores».

En España 1 de cada 4 familias siguen en pobreza “materno infantil”, incluso familias con un único trabajo, y la situación se está deteriorando cada día que pasa, y las situaciones familiares son cada vez más de “extrema pobreza”. Un 50% son familias españolas, con un trabajo precario, en ERTE, con IMV que no les llega, y el resto son familias inmigrantes, asiladas, con hijos que carecen de alimentación y sanidad.

Cada día entran en la Fundación de 1 a 4 desahucios de familias con hijos menores, una de 8 hijos, otra de 6 hijos …. que entre lloros nos piden ayuda de emergencia… y que las autoridades les indican que después del desahucio “les quitaran a sus hijos”. Siguen las colas del hambre pero con familias en una situación cada vez más dramática.

Las familias de las colas del hambre también agotan las “Velas, linternas, mantas, ropa de abrigo, estufas de gas, bombonas de gas, raticidas y leña”, y ya no solamente son las familias de la Cañada Real.

Por su parte, empieza a haber desabastecimiento de velas, debido a una escasez mundial de parafina, derivado del petróleo y principal ingrediente para la producción de velas, que igualmente sube de precio. Las grandes superficies han realizado grandes encargos masivos que no se pueden fabricar.

En las familias vulnerables, con niños menores, ya no se puede pagar la luz ni el gas ni el transporte. En sus hogares ya no se pone la calefacción, ni se duchan, “nos abrigamos con mantas” nos indican, y por la noche “ponemos velas”.

Un 100% subirá la energía de los pobres, el gas butano, así como las estufas y lo que hay alrededor de la energía más barata para las “family homeless”, como las neveras de gas, entre otros.

Las familias con hijos a cargo o madres solas, no consiguen alquilar viviendas o habitaciones en las ciudades. La subida del precio, el aumento de las exigencias en solvencia y la “no aceptación de mascotas, niños ni embarazadas” agrava una situación de alojamiento en plena época invernal que agrava la vulnerabilidad de las familias con niños a cargo.

La crisis económica, la devastación de las pymes y la subida de precios tras la pandemia, ha sido la estocada final que faltaba para muchas familias, si ya había muchas familias en una situación la actual situación de precariedad y la falta de empleo, no ha hecho más que empeorar la situación y aumentar la vulnerabilidad de las familias, muchas, en situación de calle con niños a su cargo.

Los daños no son solamente económicos para las familias, sino psicológicos también, aumentando las rupturas de familias y los suicidios de los padres o madres cabezas de familia.

Para Fundación Madrina, concluyen, las ciudades se constituyen actualmente en una “trampa mortal para las familias vulnerables con menores a cargo”. Su única salida es el “mundo rural”, tan abandonado hasta la fecha.