El agresor ha sido abatido y la Fiscalía Antiterrorista ya se ha hecho cargo del caso

El atacante, un tunecino, de una agente de policía de Francia, que murió este viernes tras haber sido acuchillada, gritó “Alá es grande” antes de consumar el atentado, según fuentes policiales. El agresor ha sido abatido. La Fiscalía antiterrorista se ha hecho cargo de las investigaciones lo que parece confirmar que las motivaciones del crimen eran de carácter yihadista.

Los hechos ocurrieron en la comisaría de Rambouillet, a unos 60 kilómetros al suroeste de París. Eran las 2:20 de la tarde cuando un hombre entra en la dependencia policial, ubicada en una zona residencial dela localidad de Yvelines. El agresor apuñaló dos veces en la garganta a la agente, que acababa de cambiar su disco de estacionamiento. Falleció en el acto y, con posterioridad, su agresor, por los disparos de otros agentes.

La agente, de 49 años, iba desarmada. Era madre de dos hijos, de 13 y 18 años.

Medios antiterroristas habían informado desde un principio que “tienen toda la pinta de ser un atentado” pero precisaron que hay que esperar a que avancen las investigaciones.

De hecho, el agresor gritó “Allah Akbar” (Ala es Grande), según François Bersani, representante del sindicato de la Unidad de Policía del SGP.

La Policía investiga el lugar en el que el tunecino acuchilló a la agente en la comisaría de Rambouillet, cerca de París
La Policía investiga el lugar en el que el tunecino acuchilló a la agente en la comisaría de Rambouillet, cerca de ParísGONZALO FUENTESREUTERS

El atacante no estaba en la lista de los servicios antiterroristas. Según los papeles que se han hallado en su poder, nació en 1984, de nacionalidad tunecina, y llegó a Francia en 2009. Aunque estuvo en situación irregular durante algún tiempo, la había regularizado.

El primer ministro francés, Jean Castex, y el titular de Interior, Gérald Darmanin han acudido al al lugar de los hechos para conocer de primera mano las circunstancias del suceso y mostrar su apoyo a los agentes. El presidente Macron se encuentra de regreso de su viaje a Chad, donde ha asistido a los funerales por el presidente de aquel país, muerto en combate.

El Ministerio del Interior ha pedido a los prefectos que refuercen la seguridad alrededor de las comisarías y los cuarteles de la gendarmería. Las instrucciones se dieron a conocer este viernes por la tarde.

Por su parte, el fiscal antiterrorista, Jean-François Ricard, ha señalado que el agresor había realizado un reconocimiento previo del lugar antes del ataque y que se poseían otras evidencias que acreditaban el carácter yihadista del hecho criminal.

El departamento de Yvelines se ha visto afectado en otras dos ocasiones por el terrorismo. El 13 de junio de 2016, Jean-Baptiste Salvaing y Jessica Schneider, dos policías, fueron asesinados a puñaladas en su casa, frente a su hijo de 3 años. El agresor se atribuyó la responsabilidad en nombre del Estado Islámico. También es en Yvelines, en Conflans Saint-Honorine, fue donde el profesor de historia y geografía Samuel Paty fue decapitado el 16 de octubre de 2020, recuerda Le Figaro

(J.M Zuloaga. Diario La Razón)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *